Lociones protectoras solares

eritema solar

En cuanto llega el verano el personal se tumba en la playa a tomar el sol. Pero si no se hace con cuidado podemos sufrir molestas y dolorosas quemaduras solares.

Para evitarlas usamos lociones protectoras solares, pero… ¿sabemos cómo funcionan? ¿y qué significa el número que señala su factor de protección?

De entre todas las radiaciones emitidas por el Sol (infrarrojos, rayos X, luz visible…) la verdaderamente peligrosa para nuestra piel es la ultravioleta (UV). Esta radiación se subdivide en tres regiones de energía (A, B y C). La UVC es absorbida por la capa de ozono de la atmósfera y son la UVA y la UVB las que causan las quemaduras solares y el cáncer de piel.

Las células de la epidermis reaccionan ante estas radiaciones fabricando melanina para su autodefensa, causando con ello el buscado bronceado. Pero no está de más ayudarlas usando una loción protectora solar.

Los protectores solares son una mezcla de productos químicos en una base cosmética. Estos productos tienen la característica de que absorben grandes cantidades de radiación UV aún estando dispuestos en capas muy finas.

Estas lociones siguen una gradación según su SPF o factor de protección solar. Pero el número no dice cuánta radiación interceptan, sino el tiempo de exposición. Es decir, con un SPF 10, se puede estar diez veces más tiempo expuesto al Sol que sin protección.

Suponiendo que determinada piel a la hora de estar expuesta al Sol se quema, con un SP 10 puede estar expuesta 10 horas antes de quemarse. Y si el factor es 50, pues 50 horas, aunque al final se quemaría igual que estando una hora sin loción protectora.

Así que el número es un indicativo, pero no de la protección que nos proporciona en las tres o cuatro horas de playa un determinado SPF.

Veamos. Una loción que filtre el 50% de la radiación dañina, lo que nos permitirá exponer nuestra piel el doble de tiempo, será de un SPF 2. Otra que filtre el 75% nos deja expuestos al 25%, lo que nos permitirá exponernos cuatro veces más tiempo, y tendrá un SPF 4.

Para no seguir con el razonamiento, será mejor utilizar la siguiente fórmula para averiguar el porcentaje de radiación ultravioleta absorbida según el SPF:

(SPF – 1)100/SPF

Así comprobamos que un SPF 15 absorbe un 93,3% de UV y un SPF de 30, aunque es el doble, absorbe un 96,7%, es decir, sólo un 3,4% más.

 

 

Nota sabionda: El avobenzone o el Parsol absorben UVA, el octil metoxicinamato o el homosalato o el octil salicilaro absorben UVB y el oxibenzono y otros benzofenones absorben ambas.

6 comentarios

  1. Bueno, como ves me gusta esta página y me suscita muchas preguntas
    sobre todo el tema de hoy:

    – como determina uno mismo que tipo de crema debemos ponernos? nos exponemos al sol un día hasta que nos quememos calculando el tiempo de exposición y luego le damos a la calculadora?

    – porque se queman antes esas zonas donde hay molestos michelines?

    – hay algún régimen alimenticio para estar mejor preparado en la lucha contra el sol? (algún dietetista en la sala?)

    – alguna relación entre la edad y las quemaduras? lo digo porque yo antes de pequeño era muy morenito y a la que me daba el sol me ponía negro, pero ahora ya no es así. podría ser la superficie de la piel?

  2. a PutoCerdo
    El tono de nuestra piel viene marcado por nuestra producción de melanina y ésta, a su vez, está marcada por nuestro código genético. Esta producción varía según la zona del cuerpo y también sufre modificaciones por la edad, como la piel misma, lo que explica un par de las cuestiones planteadas.
    Existe una guía de características físicas que conducen a la selección del producto ideal para proteger la piel del sol, según el fototipo al que se pertenezca:

    Fototipo I
    Características: Piel muy blanca, ojos y cabellos claros.
    Bronceado: Siempre se quema, nunca se broncea y tiene la piel muy sensible.
    Protección: Pantalla total, a partir de índice 20.

    Fototipo II
    Características: Piel blanca, ojos azules o pardos, pelo rubio o pelirrojo.
    Bronceado: Se quema con facilidad, bronceado mínimo y piel sensible.
    Protección: Máxima, con índices del 15 al 20.

    Fototipo III
    Características: Piel blanca, cabello y ojos castaños.
    Bronceado: Puede quemarse ligeramente, su bronceado es gradual.
    Protección: Extra, con índices de 10 al 15.

    Fototipo IV
    Características: Piel suavemente tostada y ojos oscuros.
    Bronceado: Se puede quemar de forma ocasional y se broncea siempre.
    Protección: Moderada, con índices a partir del 6 al 10.

    Fototipo V
    Características: Piel oscura, amarronada.
    Bronceado: Raramente se quema y se broncea de forma rápida e intensa.
    Protección: Mínima, con índice de 6 al 2.

    En cuanto a régimen alimenticio algo dicen en http://www.bedoce.com/2007/06/22/recomendaciones-sanas-ya-esta-aqui-el-veranito/

    Gracias por tus palabras y no dejes nunca de preguntarte cosas.

  3. Yo no termino de estar muy de acuerdo con lo referido a los fototipos, pues me parece que son demasiado generales y excluyen a gran parte de la población. ¿Qué ocurre con la gente como yo, que somos de piel muy clara y ojos y cabellos negros? ¿o los rubios de ojos claros que en seguida cogen un bonito tono dorado? ¿dentro de que fototipo nos encontramos?

  4. Muchas gracias por responder, Toni
    aunque este verano lo pase a la sombra por trabajo, intentaré tener en cuenta esta información para el siguiente veranito que espero disfrutar en todo su esplendor
    Sólo queda por saber que tienen los michelines que se queman más que cuando estás en los huesos…

  5. a BaiBai
    Realmente son muy generales. Quizá te sea útil la clasificación presentada en http://www.solonosotras.com/archivo/10/bel-artic-250301.htm pareces encajar el el tipo que llaman rojo-marrón.

  6. la de la foto esta buena 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *