Neandertales y el habla

simulación de neandertal

Homo Neanderthalis (izquierda) y Homo Sapiens (derecha)Dos equipos de científicos confirmaron el año pasado —gracias a la secuenciación del ADN extraído de fósiles neandertales— que la separación evolutiva entre los neandertales y los sapiens se produjo hace 450.000 años.

Y según el trabajo de unos paleoantropólogos españoles publicado en la revista estadounidense Current Biology hace unos días, se ha demostrado que los neandertales —aparecidos hace unos 300.000 años y extinguidos hace al menos 30.000— poseían la capacidad de hablar.

Esta capacidad genética que se creía propia de los Homo sapiens también la compartía el Homo neanderthalis. Es más, a la mutación que permite el habla, se le supone al menos 400.000 años de antigüedad, lo que sitúa su aparición en un homínido ancestro de ambos.

Las dos especies comparten las variantes de un gen clave en el desarrollo del lenguaje, el FOXP2. Este gen —el único conocido hasta ahora implicado en el habla— está presente en todos los mamíferos, pero en el caso de los seres humanos tiene una característica particular: dos mutaciones que hacen que funcione de una manera específica, permitiendo el desarrollo de las áreas del cerebro relacionadas con el lenguaje y el aparato fonador.

Los expertos aseguran que no es el único gen implicado en el lenguaje, pero el FOXP2 es clave porque funciona como un interruptor genético, activando la expresión de otros genes implicados en el habla.

No está claro hasta qué punto significa esto que los miembros de esta especie hablasen entre ellos tal y como lo hacen los humanos de hoy en día, pero como mínimo contaban con los requisitos básicos para convertirse en oradores.

 

 

Nota sabionda: Para este estudio paleogenético, los científicos utilizaron dos pequeños trozos de fémur de dos varones neandertales, de hace 43.000 años, hallados en la cueva asturiana de El Sidrón.

Nota sabionda: Cuando se produce una mutación, la evolución la selecciona y la potencia a lo largo de las generaciones siempre que aporte algo positivo para esa especie. Tal fue el caso de estas dos variaciones del FOXP2 pues la comunicación aumenta las probabilidades de sobrevivir.

Nota sabionda: La importancia de este gen se descubrió hace cinco años tras la investigación sobre una familia británica que tenía alterada su capacidad del habla desde hacia tres generaciones y que presentaba dificultades para aprender a hablar. Los científicos encontraron que tenían el FOXP2 inactivo.

1 comentario

  1. mmmmmmmmmmm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *