Los Reyes Magos

SS. MM. Los Reyes Magos

No, no voy a escribir aquí la carta a los Reyes Magos. Y no es que no haya sido un niño bueno. Lo que ocurre es que vamos a hablar acerca de ellos, acerca de algunas curiosidades sobre sus majestades.

Tales como: ¿siempre fueron tres? ¿desde cuándo Baltasar es negro? ¿siempre trajeron juguetes? ¿por qué solamente llevaron tres regalos si eran reyes? ¿de dónde salen sus nombres?

San Mateo es el único evangelista que menciona a los Reyes Magos, aunque no dice que fueran reyes sino simplemente magos venidos de Oriente, tampoco dice su número aunque se puede deducir que eran varios.

En el siglo III se les representaba como dos y en las catacumbas romanas hasta el siglo IV aparecían dos o cuatro. La iglesia siria y armenia los cifraba en doce —como los apóstoles— y representaban a las tribus de Israel. Para la iglesia copta eran sesenta.

Hacia el siglo IV se configuró el número de magos en tres —por ser tres los presentes citados en el evangelio, por alusión a la Trinidad, a los tres continentes conocidos en ese momento, a las tres razas humanas y a las tres edades del hombre— y se les dio el apelativo de «reyes de Oriente», pues la práctica de la magia estaba prohibida y el concepto de mago tenía una connotación peyorativa.

Sus nombres aparecen por primera vez en un mosaico bizantino del siglo VI y son: Balthassar (con barba oscura), Melchior (joven y sin barba) y Gaspar (el mayor de todos con pelo y barba largos y blancos). Pero es la descripción que de ellos hace el teólogo Beda el Venerable la que perdura hasta nuestros días con algunas modificaciones. Según él, Melchor es un anciano de larga cabellera blanca y luenga barba y ofrece oro, símbolo de la realeza divina. Gaspar es joven e imberbe, de tez blanca y rosada y ofrece incienso, símbolo de la divinidad. Baltasar, de tez morena —que no negro— ofrece mirra que significaba que el Hijo del hombre debía morir.

Siempre se habla de tres regalos, pero fueron más: Melchor, rey de los persas, ofrendó también muselina, púrpura, piezas de lino y oro. Gaspar, rey de los indios, preciadas especias, nardo, canela, cinamomo y el oloroso incienso. Y Baltasar, rey de los árabes, oro, plata, zafiros, piedras preciosas, perlas y mirra.

En el siglo XVI, las necesidades de la Iglesia Católica le llevaron a identificar los tres reyes con los tres hijos de Noé (Sem, Cam y Jafet) que, según el Antiguo Testamento, representaban las tres razas que poblaban el mundo.

Así Melchor pasó a simbolizar los europeos descendientes de Jafet. Gaspar representaría a los asiáticos descendientes de Sem. Y Baltasar, negro y barbado, haría lo propio con los africanos descendientes de Cam. De esta manera se integró a la raza negra, aunque hubo que dejar de lado a los americanos, oceánicos y pueblos del extremo oriente de tez amarilla, ya que no era posible inventar nuevos reyes y nuevos hijos a Noé.

En cuanto a la tradición de los Reyes Magos como portadores de juguetes, resulta una manifestación de la costumbre romana de hacer regalos a los niños y de otras tradiciones —como la de Santa Claus— adoptadas por algunos países latinos hace relativamente poco tiempo. Pues en un principio Melchor traía dulces, golosinas y miel; Gaspar traía ropa, zapatos y cosas prácticas y Baltasar —simbolizando el racismo existente— castigaba a los niños malos dejándoles carbón o leña.

Es a partir de mediados del siglo XIX cuando los reyes empiezan a traer juguetes y no se hace distinción al respecto de sus funciones.

Claro que todo el mundo tiene o tenía su preferido. ¿Cuál es el tuyo?

Entrada elaborada a partir de una información cedida por 1de3.es.

4 comentarios

  1. Cuantas mentiras nos contaron, cuantas cosas nos han hecho creer, nada de lo que aprendí de niña es cierto, que asco de vida, todo es mentira, mentira sobre mentira y más mentiras, hipocresía, vanidad, envidia, etc, etc etc. Yo enviaba mi carta a Baltasar, me dijeron que era el de los niños pobres, pero creo que es al revés: ¡pobres niños!

  2. Yo les ecribia a los 3!!! y les dejaba los zapatos, pasto y agua (para los camellos, claro esta) y Oh! alegria cuando al otros dia me habian contestado la carta (generalmente mi mama, biologa, haciendo referencia al desierto jaja) y no habia agua ni pasto!. Mi hermana una vez juro que los habia visto, con tunicas rojas moradas y azules jajaj.
    Saludos, y a mi siempre me cayeron bien, por mas que sea verdad o no, es un lindo recuerdo…

  3. Yo si mal no recuerdo nunca creí verdaderamente a 100% que los Reyes Magos bajaban por la chimenea de la casa y nos dejaban los juguetes en la cocina.
    Una cosa era cierto que mi madre decía que el día que dejásemos de creer en ellos, estos ya no nos traerían mas regalos. De modo que nuestro interés estaba en hacer que creíamos, pues porqué no?
    Eso fue siempre muy bonito y como todo lo bonito hay que continuar alimentando inocencia que es tan natural cuando somos peques.

  4. Pues yo siempre he creido en los reyes magos y siempre voy a creer en eso no dejare de creer en los reyes magos y ademas me duele asta la barriga de lo nerviosa que estoy porque hoy viene y mañana los veo lo que yo quiero es ver a los reyes magos. Mi maestra de religion me dijo que era los psdres y yo me puse muy triste pero yo siempre voy a creer en los reyes magos y nunca voy a perder la ilusion ni la magis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *