¿Qué son las agujetas?

agujetas

Llamamos agujetas de manera coloquial a la mialgia diferida, a un dolor muscular de aparición tardía que en inglés se conoce como DOMS, ‘Delayed Onset Muscular Soreness’.

Se trata un dolor intenso y localizado en una región muscular —similar a múltiples pinchazos de pequeñas agujas— que aparece acompañado de una cierta inflamación muscular tras un ejercicio físico intenso, siempre que éste se realice tras un periodo más o menos largo sin realizar ejercicio físico continuado.

Aparecen al día siguiente y suelen durar de tres a cinco días. Además del dolor suponen una disminución de la movilidad y flexibilidad del músculo. No revisten ninguna gravedad pero son muy molestas.

Ahora bien ¿por qué se producen? ¿y qué podemos hacer para evitarlas?

Existen varias teorías acerca de su origen, pero la más aceptada por la comunidad científica las achaca a microrroturas de fibras musculares, concretamente de los sarcómeros musculares, las unidades anatómicas y funcionales del músculo. Produciéndose la mencionada rotura porque la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular intenso cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de aguantarlo.

Las zonas más afectadas son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones, debido a que la zona musculotendinosa es donde existen más fibras musculares débiles y más tensión. Aunque el patrón de rotura es aleatorio se aprecian mayor número de ellas y mayores agujetas en los músculos de contracción rápida.

¿Y el dolor? El dolor y la debilidad muscular se deben principalmente a los procesos inflamatorios leves que acompañan las roturas musculares más que al daño micromuscular propiamente dicho.

¿Soluciones? Pues no tienen remedio una vez producidas, aunque la aplicación de un anti-inflamatorio, la aplicación de frío o el uso de analgésico pueden ayudar a paliar sus efectos. Por otra parte son también difíciles de prevenir y evitar.

Hay que entenderlas como una adaptación muscular a las exigencias del organismo. Lo único que se puede hacer para evitarlas es el ejercicio continuado y progresivo. Aparecerán al principio, pero al reemplazarse las fibras rotas por otras más resistentes, aumentando así la la masa muscular, las microrroturas disminuirán o dejarán de producirse.

 

 

Nota sabionda: En 1956 se formuló la teoría que achacaba las agujetas a la formación de cristales de ácido láctico, producidos como producto de desecho de la degradación de la glucosa llevada a cabo en el músculo por las exigencias de un trabajo muscular intenso. También afirmaba que este incremento de la acidez y los propios cristales causaban las microrroturas musculares.
Al amparo de esta teoría surgieron remedios como el agua azucarada, el agua con bicarbonato y otros que pretendían diluir los mencionados cristales. Pues bien, esta teoría se ha demostrado falsa y por lo tanto también son falsos los remedios de ella deducidos, que no funcionan más allá del efecto placebo.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí, aquí y en otros sitios más.

3 comentarios

  1. Pingback: meneame.net
  2. esta pagina esta muy bn para las preguntas del colegio.
    a mi me entran muchas veces agujetas y tenia curiosidad x saber q eran

  3. Ah…. ¡Pero se sienten tan bien! hahaha te das cuenta de que el entrenamiento vale la pena xD

    Cabe mencionar que también disminuyen mucho el dolor cuando se hace un ligero calentamiento o.o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *