¿Qué son las hipotecas subprime?

Las hipotecas subprime —también llamadas hipotecas basura— se han convertido en un tema de actualidad y se les culpa del aumento del desempleo, de la desaceleración económica, de las quiebras bancarias y de la crisis. Pero… ¿qué son las tan manidas hipotecas subprime?

En la última década se vivió en los EE.UU. un ciclo económico muy favorable de gran crecimiento con grandes beneficios, por lo que los bancos estadounidenses tuvieron un excedente de efectivo. La Reserva Federal bajó la tasa de interés hasta niveles históricos favoreciendo la inversión y abaratando los créditos, lo que impulsó el sector de la construcción y el inmobiliario, pues los crecientes precios de la vivienda atraían capital y el más bajo coste de los créditos favorecía la compra de vivienda por parte de los particulates.

Las entidades financieras comenzaron a colocar su exceso de liquidez otorgando créditos hipotecarios a muy largo plazo y a muy bajo costo, pues la garantía del crédito (la propia vivienda) tenía un valor mayor cuanto más tiempo pasaba. Dentro de ese ciclo de bonanza económica y de esa espiral de aumento constante del valor de la garantía, las entidades financieras redujeron su rigor en los requisitos necesarios para la concesión de la hipoteca y empezaron a prestar dinero a clientes que no tenían la solvencia adecuada. Total, si no se pagaba la hipoteca, el embargo permitía recuperar la deuda.

Pero esta forma de actuar fue un error. Las condiciones cambiaron: la demanda de viviendas decreció y con ella los precios de las mismas. Y el sector de la construcción perdió atractivo para los inversores, por lo que el paro en el sector aumentó. También aumentó el precio del dinero en una espiral alcista, haciendo que la carga económica que suponían las hipotecas en las apretadas economías familiares aumentara sobremanera. Tanto que muchas familias no pudieron pagar sus cuotas.

De manera que ni embargando la vivienda se podía recuperar el dinero prestado, pues la vivienda ya tenía un valor menor que el del crédito. Pero no fue una hipoteca la que falló, sino muchísimas, pues muchísimas fueron la hipotecas subprime o de alto riesgo las concedidas. De manera que cada fallido suponía grandes pérdidas para la entidad. Muchas han quebrado y otras han sido adquiridas a precio de saldo por entidades más saneadas que han asumido su pérdidas. Incluso la Reserva Federal —en una decisión histórica y sin precedentes— acude al rescate de su sistema financiero con una cantitad estimada en cientos de miles de millones de dólares, con los que adquirir la “deuda mala” y atajar el problema de raiz.

Problema, por otro lado, creado agravado por un total liberalismo económico y la inexistencia de mecanismos de control de ningún tipo que frenaran la burbuja inmobiliaria.

Capitales de todo el mundo fueron atraídos con la promesa de grandes beneficios, y así fue hasta que el problema estalló. A partir de ese momento sus posiciones en bolsa y otras inversiones se vieron comprometidas y su valor disminuyó produciendo grandes pérdidas. Los bancos centrales europeos aumentaron también sus tipos de interés, encareciendo los créditos y afectando a la inversión. La crisis inmobiliaria alcanzó así a otros mercados europeos. Las entidades crediticias aumentaron sus recelos y restringieron sus hipotecas. La venta de viviendas continuó cayendo y el desempleo aumentando.

Y así estamos…

www.sabercurioso.es

12 comentarios

  1. Pingback: meneame.net
  2. Muchas gracias por el artículo, llevo tiempo escuchando habalr del tema y no me quedab del todo calro como había ocurrido, gracias

  3. Así estamos y así vamos a estar mucho tiempo, me temo. Y, como siempre, los paganos serán los mismos.

  4. a Hazarous
    Muy cierto. Todos esos productos de ingeniería financiera (MBS, CDO, CDS, Synthetic CDO) contribuyeron sobremanera a la globalización de problema. Gracias por enriquecer el post con tu comentario.

    a todos
    Acabo de leer un texto que explica el proceso de forma exhaustiva, detallada y con mucho humor. Está en http://www.elconfidencial.com/fotos/diccionario.doc

  5. Buen artículo hasta que culpas de esto al “total liberalismo económico y la inexistencia de mecanismos de control de ningún tipo que frenaran la burbuja inmobiliaria”.
    Vamos a ver. Si dices: “La Reserva Federal bajó la tasa de interés hasta niveles históricos favoreciendo la inversión y abaratando los créditos, lo que impulsó el sector de la construcción y el inmobiliario, pues los crecientes precios de la vivienda atraían capital y el más bajo coste de los créditos favorecía la compra de vivienda por parte de los particulates.”
    Entonces–> no puede ser culpa del libre mercado porque la Fed es un organismo público que manipula los tipos de interés ajeno al mercado. Y como bien dices, todo empieza por la alteración “pública” de los tipos por lo que el culpable no es el mercado sino el gobierno que hace crecer artificialmente la economía mediante su brazo armado: el banco central. El mercado sólo reacciona a la manipulación de los tipos pero, amigo, el mercado NO modificó artificialmente éstos.

    No deja de ser curioso que haciendo un buen análisis acabes destrozándolo en las conclusiones. Ceguera ideológica acaso?

  6. a alberto.djusto
    No, no se trata de eso. He intentado ser objetivo y realizar una exposición de sucesos sin emitir juicios de valor. No busco ningún culpable. Ocurre que el tema es muy complejo y la simplificación necesaria para facilitar la comprensión puede hacer incurrir en inconcreciones. Y reconozco que la frase a la que aludes no ha sido muy afortunada.
    Yo quería decir que se dejó al mercado a su suerte. Cuando se detectaron los primeros síntomas negativos no se tomó ninguna medida correctiva, quizá confiando que se arreglaría sólo. Que si bien se interviene en el mercado para buscar el crecimiento, bien se pudo intervenir para intentar frenar la caída. Y que, cuando por fin se hace algo, el mal ya está hecho.
    Voy a modificar la frase. Cambiaré “creado” (término ciertamente desafortunado) por “agravado”.
    Gracias por tu comentario.

  7. Se agradece la honradez, por otro lado esperada, del titular del tan espléndido blog. Por esto mismo te recomiendo que leas lo que sobre el tema está escribiendo Juan Ramón Rallo, por ejemplo su último artículo aquí: http://revista.libertaddigital.com/hace-falta-mas-regulacion-1276235437.html

    Un saludo.

  8. ¿Y ahora qué?
    Viendo hacia el futuro y tratando de salir de la crisis actual, ¿que ven más difícil de superar: el origen del problema o el conservacionismo de los consumidores, que por quedar a la espectativa no consumen ni comprar productos y servicios aun teniendo los recursos?

    ¿existe algún blog sobre esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *