Santa Claus

Santa Claus

Santa Claus, Father Cristmas, Kolya, Niklas, Pezel-Nichol, Semiklaus, Svaty Mikulas, Sinterklass, Papá Noel, Baboo Natale, Knecht Ruprecht, Père Noël? son diferentes nombres para el mismo personaje patriarcal, tierno y protector que reparte regalos a todos los niños del mundo durante la noche del día de Navidad. Anteriormente se le llamó San Nicolás y mucho antes se le conoció como Señor Invierno en centro-europa.

San NicolásSan Nicolás, nacido en Licia (Asia Menor) a finales del siglo III, Obispo de Myra y patrono de Rusia y Grecia, fue una de las figuras más veneradas durante toda la Edad Media tanto en Oriente como en Occidente, y muy especialmente en Bari (Italia) donde se conservan sus reliquias, recuperadas de los musulmanes en 1087 por marinos italianos.

Provenía de una familia adinerada y a la muerte de sus padres se encaminó a la vida religiosa, haciéndose muy popular por su amor a los niños entre los que repartió su fortuna personal. Su fama se extendió y le fueron atribuidas historias milagrosas o de gran bondad como repartir regalos en salidas nocturnas, calmar tempestades o resucitar muertos.

Un relato destaca entre los demás y en él se reconocen algunos aspecto de la tradición. Se trata del relato de Las tres hermanas:

En la ciudad de Patara había tres niñas que no se podían casar porque eran pobres y su padre no tenía dinero para la dote. Por lo que el hombre decide venderlas cuando alcancen edad de ser desposadas.

Enterado San Nicolás acude a la casa para entregar una bolsa de monedad de oro, pero para no ser descubierto la lanza a través de la ventana y ésta cae dentro de un calcetín que la joven había colgado en la chimenea para que se secase.

El viaje se repite para cada una de las niñas cuando llega el momento.

En otras versiones el padre decide prostituirlas, la bolsa de oro son ahora lingotes y éstos son lanzados por el hueco de la chimenea.

En invieno se celebraban las saturnales o fiestas de Saturno en el Imperio Romano. Estas fiestas y ceremonias religiosas terminaban con la entrega de regalos a los niños por parte de todos. La costumbre pervivió al paso del tiempo y en cada lugar era un personaje diferente el encargado de entregar regalos: Befana, la bruja buena, los entregaba a los niños italianos, el Tió a los niños catalanes, el gigante Olentzero a los niños vascos. Y duendes, campesinos de barba blanca, carboneros y otros tenían la misma función en otros parajes. El personaje de San Nicolás hizo de aglutinador.

La tradición de San Nicolás arraigó especialmente en Holanda a partir del siglo XIII, llegando a nombrarle santo protector de Amsterdam. En aquellos días se le representaba con barba blanca, ornamentos eclesiásticos, montado en burro y cargando un saco con regalos para los niños buenos y varas para los desobedientes.

Hacia el siglo XVII llegaba en un barco llamado Spanje (España), con un caballo blanco y un sirviente moro llamado Zwarte Piet (Pedro el negro), que cargaba un saco con golosinas que, cuando quedaba vacío, servía para meter en él a todos los niños que se habían portado mal durante el año y entonces los llevaba a España (un castigo horrible para la época, ya que ambos países eran enemigos).

En Europa no ocurrió lo mismo debido a la tradición reformista inspirada por Lutero, que intentó sustituir al portador de regalos por el propio Niño Jesús —el Cristkind— aunque sin éxito. Aunque sí que tuvo un efecto, pues San Nicolás entregaba los regalos durante la noche del 5 al 6 de diciembre y el rápido avance de la costumbre de entregar los regalos del niño Dios en el día de Navidad, forzó que él también entregara los regalos ese día.

Cuando en 1624 los emigrantes holandeses fundaron Nueva Holanda en el continente americano —Nueva York al pasar a dominio inglés— trajeron con ellos su Sinterklaas, que luego derivó en Santa Claus por la pronunciación anglosajona y desde aquí se popularizó a todo el continente norteamericano, dejando en el camino a su sirviente moro.

Más tarde la tradición hizo el camino inverso y fue Santa Claus quién se popularizó en Europa.

La imagen de Santa Claus fue pasando por diversos estadios hasta llegar a su forma actual. En un poema de 1823 escrito por Clement C. Moore, cambió el trineo tirado por un caballo blanco por uno tirado por renos y lo describió como un tipo alegre, robusto, gordo y de baja estatura. Y situó su llegada en la vigilia de Navidad.
Santa Claus
Posteriormente el dibujante Thomas Nast creó la imagen del personaje vestido de rojo, con gorro y botas altas que saltó a todas las revistas infantiles y periódicos de su tiempo, añadiéndole detalles como el taller del polo norte y su vigilancia sobre los niños buenos y malos de todo el mundo.

Finalmente fue la Coca Cola la que le dio su actual aspecto en 1931, al encargar a Hadbon Sundblom —dibujante de origen sueco— que remodelara el Santa Claus de Nast.

Éste creó un personaje eternamente jovial, más alto, más gordinflón, cargado de años, con barba y bigotes blancos y sedosos, y con ojos pícaros y chispeantes. Mantuvo los colores rojo y blanco —que son los de la compañía— e hizo su traje más lujoso.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de un texto cedido por 1de3.es.

9 comentarios

  1. Juraría que antes de vestir de rojo vestía de verde, es una figura muy buena y es una lástima que hayan hecho esa cosa tan comercial y con tantas películas malas a la espalda

  2. Si, yo tambien tengo entendido que era verde, ya que era como una especie de Hombre de los bosques europeos…

  3. Entre Flandes y las castañuelas, menuda fama hemos ido criando a lo largo del tiempo… ¡Saludos!

  4. Pingback: meneame.net
  5. Antes que nada, felicidades por tu interesantísimo blog, lo descubrí hace poco y ya lo puse entre mis favoritos. Para continuar…, al igual que en los comentarios anteriores también tengo entendido que hubo una estadía de un Santa Claus de color verde. Me llama la atención la leyenda pero mucho más el hecho de que la imagen actual fuera diseñada por la empresa refresquera (cosa de la cual ya tenía conocimiento). Acerca de Pedro el Negro, es la segunda vez lo veo nombrado al lado de la figura de Santa Claus, la primera fue en una película, donde erróneamente dicen que “Pedro el Negro” es una leyenda Mexicana. ¡Un saludo!

  6. a Maelstrom
    Gracias. En cuanto a Pedro el Negro, nunca he encontrado una confirmación, pero siempre sospeché que se trata de un antecedente del “hombe del saco”, ese personaje imaginario que se lleva en su saco a los niños que se portan mal, con el que los mayores amenazaban a los niños revoltosos.

  7. Acertada entrada para estas fechas. Sólo tengo la duda de si los Holandeses fundaron Nueva Holanda o Nueva Amsterdam.

    Saludos buen blog.

  8. Puntualizar que el Olentzero era un personaje menor que el nacionalismo vasco convirtió en el Papa Noël vasco, según algunas zonas era un carbonero que bajó del monte hace un par de milenios a anunciar la llegada de un dios, en muchas otras zonas, como en la costa guipuzcoana, el olentzero era el hombre del saco y en el solsticio de invierno se quemaba un tronco en la chimenea para que no bajase y secuestrase a los niños.

    La tradición es muy reciente (menos de 40 años) ya que, como buenos católicos que son los vascos, la verdadera celebración era la de los Reyes Magos.

  9. Feliz navidad al gordito que de chico siempre nos trajo muy buenos momentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *