Plantas carnívoras

Dionaea muscipula (Venus atrapamoscas)

Las plantas carnívoras son unas fascinantes plantas que crecen generalmente en lugares con suelo pobre en nutrientes —especialmente en hidrógeno nitrógeno— como las tierras ácidas, terrenos pantanosos, turberas y farallones rocosos.

Por ello estas plantas han desarrollado métodos para atrapar animales —normalmente insectos y artrópodos— y completar así sus necesidades nutritivas.

Para que una planta sea considerada carnívora debe cumplir tres requisitos: atraer, atrapar y digerir a la presa. Diferentes son los mecanismos que utilizan para atraer y atrapar a sus víctimas. Veamos algunos a continuación:

  • Pinzas: es el mecanismo del que se vale la planta carnívora más conocida de todas, la venus atrapamoscas. La presa es atraído por un néctar dulce, se posa en la hoja y cuando roza los cilios detectores la trampa se cierra automáticamente. Las espinas de los bordes impiden la escapatoria. El movimiento de la víctima estimula la secreción de jugos digestivos.
  • Pelos pegajosos: las hojas segregan un fluido viscoso con aroma similar al de la miel. Cuando un insecto se posa en la hoja, queda atrapado en unos pelos pegajosos. Luego la hoja se curva hacia adentro hasta que se cierra sin permitir la huída.
  • Trompetas: algunas de estas plantas tienen un receptáculo en el que caen los insectos. Una vez dentro no pueden salir por las dificultades que opone la planta (cilios invertidos, falsas salidas, sustancias pegajosas…) y acaban por ahogarse en el líquido digestivo que hay en el fondo.

De todos estos mecanismos el más sorprendente es el de las pinzas, por lo que supone de movimiento. ¿Cómo consigue la planta el rápido movimiento de captura?

Con cambios en la distribución del agua que contienen sus células. Las células de un lado de la hoja aumentan de tamaño al contener más agua y las del otro lado se encogen al perderla. Y la diferencia de presión del agua de las paredes internas y externas de las células hace que la trampa se cierre.

 

 

Nota sabionda: Charles Darwin escribió el primer tratado conocido sobre estas plantas en 1875.

Nota sabionda: Aunque se las conoce por insectívoras, es más correcto el calificativo de carnívoras, porque son capaces de atrapar y digerir ranitas, pececillos, gusanos y, en raras ocasiones, crías de roedores, aves o reptiles.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí, aquí y en otros sitios más.

11 comentarios

  1. Pingback: chuenga.net
  2. Hola

    Hay un error en la entrada. Las plantas carnívoras no crecen en tierras pobres en hidrógeno, si no en nitrógeno, como en los ejemplos que ponéis (de hecho poner que hay pocos iones hidrógeno en un suelo ácido es un sin sentido).

    Saludos 🙂

  3. cambia la palabra hidrógeno por la palabra nitrógeno por favor

  4. Hola, buen artículo, pero parece que se te ha colado el hidrógeno 🙂

  5. hay plantas carnívoras que miden 1 cm y otras que miden 3 metros

  6. a kalsten, raztez y lendulado
    ¡Que sí, que sí! Que se me ha ido la pinza y he puesto uno por otro. Y mira que lo he releído y releído sin darme cuenta del error. Gracias por notificarlo. Ya lo he rectificado.

  7. Llevaba años esperando esta entrada jajaja, no es cierto, pero si me interesa mucho lo de las plantas carnivoras, buena información, pero estubiera mejor que especificaras un poco más :).

  8. me parecen muy lindas las plantas y me gustan mucho

  9. me podrian decir donde puedo encontrar un libro o una pagina de internet de todo sobre las plantas carniboras

  10. Hola necesitaria saber si tienen alguna caracteristica (color, etc..) (color es muy obvio pero otra algo parecido)…(Si puede ser antes de las 11 de la noche de hoy 3-5-11) Gracias siempre me gustaron las plantas carnivoras y justo ahora lo estoy estudiando!

    SALUUDOSS A TODOS!!!!!

  11. me gusto mucho este tema de las plantas carnivoras solo k le iso falta mas informacion ay sea colos o tamaño mas expsificado o mmm unas cosillas por ay pero esta mut buuena la informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *