¿Cómo sabemos que un planeta puede albergar vida?

Recientemente se ha publicado la noticia del descubrimiento del primer planeta, fuera de nuestro sistema solar, potencialmente habitable, aunque su existencia esté aún por confirmar.

El planeta, que ha sido llamado Gliese 581 g, orbita alrededor de una estrella que está a tan sólo —para mediciones astronómicas— 20 años luz de nosotros.

Pero si está tan lejos que aún está por confirmar su existencia… ¿cómo sabemos que puede albergar vida?

Los científicos han establecido una serie de condiciones que los planetas han de cumplir para ser aptos para albergar vida tal como la conocemos. Son:

-que los planetas sean rocosos
-que los planetas se encuentren en la zona habitable de su estrella
-que los planetas tengan un campo magnético suficientemente intenso

Los planetas candidatos a albergar vida deben ser rocosos, con superficies sólidas como las de la Tierra y no bolas gigantes de gas como Júpiter o Saturno. Deben estar en la zona habitable de sus estrella, es decir, a una distancia donde la superficie del planeta reciba la cantidad justa de radiación estelar para mantener temperaturas moderadas y agua líquida en su superficie. Y, por último, deben poseer un campo magnético lo suficientemente intenso para proteger a la superficie planetaria de vientos estelares y otras partículas cósmicas.

Una vez localizado un planeta que cumpla estas tres condiciones, se deberá analizar la composición de sus atmósferas a la busca de compuestos químicos como óxido de nitrógeno, oxígeno, metano, ozono y vapor de agua. Si además se detectan partículas ionizadas, que certifican la existencia de campos magnéticos, podremos concluir que el citado planeta puede poseer una biosfera y por ello puede albergar vida.

 

 

 

Nota sabionda: Los planetas que se encuentran a la distancia adecuada de su estrella, ni demasiado cerca ni demasiado lejos, reciben el nombre de goldilocks (el nombre en inglés de Ricitos de Oro, la niña protagonista del cuento homónimo, en el que la niña prueba un plato de sopa demasiado caliente, luego otro demasiado frío y finalmente uno a la temperatura adecuada, que es el que se come).

Nota sabionda: El descubrimiento de Gliese 581 g se anunció a finales de septiembre 2010, y se cree que es el primer planeta goldilock que se ha encontrado. Es el planeta más parecido a la Tierra y el mejor candidato a albergar vida encontrado hasta la fecha.

www.sabercurioso.es

2 comentarios

  1. Yo siempre me he preguntado por qué los científicos afirman que un planeta puede o no puede albergar vida basándose en la vida de este planeta. ¿Por qué no puede haber vida en Marte, por ejemplo? ¿O en planetas más extraños? Yo creo que la vida basada en ADN carbónico es un tipo de vida posible. ¿No pueden haber más tipos que puedan vivir en planetas diferentes al nuestro? Ya sé que el carbono se combina muy bien con los demás elementos, pero recientemente se ha descubierto un organismo capaz de tener arsénico en su ADN en lugar de fósforo. ¿No nos da eso una idea de que la vida puede ser muy diferente a la nuestra?
    Sólo es una idea…

  2. Pues estamos de suerte!!!
    Para cuando nos carguemos el nuestro ya tenemos a dónde ir.
    Lo malo son los 20 años luz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *