¿Por qué hay un espejo en el interior de los ascensores?

Bueno, no siempre hay uno, aunque sí, es muy corriente.

¿Y por qué hay un espejo en el ascensor? ¿Para que veamos nuestro aspecto? ¿Para que nos acicalemos? ¿Para que hagamos muecas?

En los ascensores exteriores hay cristaleras que permiten ver el exterior y no hay espejos. En los modernos y rápidos ascensores de gran capacidad de personas, tampoco suele haberlos.

¿Y por qué en estos no? Pues porque aquí no son necesarios.

En los acensores de pequeño tamaño, es decir, en la mayoría, suele haber un espejo para dar una sensación de un espacio más grande, de amplitud. Así se alivia la angustia al encierro que a algunas personas les pueda producir el reducido habitáculo del ascensor.

Por otro lado, la existencia del espejo nos distrae. Nadie se resiste a echar una mirada (a veces es imposible al haber tres paredes de espejo) y así se ocupa nuestro tiempo causándonos la impresión de que el trayecto es más corto.

Como se ve, son motivos psicológicos que perduran de los tiempos de los primeros ascensores instalados en edificios altos, cuando los usuarios se quejaban del reducido espacio y la lentitud de esos antiguos aparatos.

www.sabercurioso.es

2 comentarios

  1. haaaaala ahora lo entiendo y la verdad lo agradezco lo del espejo porque yo padezco claustrofobia y es verdad que no me agobio tanto en los ascensores que se puede ver el exterior o con espejo 🙂

  2. Me gustan mucho vuestros artículos, muy interesantes,asi que gracias por traernoslos:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *