¿Cómo puede volar un helicóptero?

Un helicóptero es un ingenio mecánico —más pesado que el aire— que puede volar, eso ya se sabe, pero ¿cómo lo hace?

El helicóptero se eleva en el aire y vuela por el mismo principio físico por el que lo hace el avión, por el movimiento de un plano aerodinámico, de una superficie de sustentación, a través del aire.

El ala del avión se desplaza rectilíneamente hacia adelante mientras que las palas de rotor de un helicóptero giran con un movimiento circular sin necesidad de desplazamiento rectilíneo.

El diseño de las alas y de las palas de los rotores facilita que la presión que ejerce el aire en la superficie superior sea menor que la existente en la superficie inferior, dando como resultado la fuerza de sustentación, que empuja al plano hacia arriba.

Cuando esta fuerza de sustentación es mayor que la fuerza que supone el peso del helicóptero, este despega del suelo y comienza a volar.

¿Y cómo hace el piloto para controlar el desplazamiento? Pues variando el plano de giro del rotor principal.

Se controla el plano de giro por medio del bastón cíclico —que normalmente se ubica entre las piernas del piloto— inclinando el bastón, y con él el rotor, en la dirección en la que se desee que se desplace el helicóptero.

Al inclinar el rotor principal parte de la fuerza de sustentación se convierte en fuerza de tracción, es decir, de avance, y si se aumenta la inclinación de rotor y la potencia, la velocidad de desplazamiento aumenta.

Si, por contra, se desplaza el bastón hacia atrás del sentido de desplazamiento, la velocidad disminuye, y se puede llegar a anular el avance, manteniendo la aeronave en equilibro y permitiendo al piloto planear sobre un punto determinado, y si se sigue desplazando el bastón se puede volar hacia atrás.

El cíclico no es el único control de pilotaje, también está el colectivo y el rotor de cola.

El colectivo aumenta o disminuye colectivamente el ángulo de las palas del rotor principal y aumenta o disminuye la potencia del motor y el rotor de cola se utiliza para contrarrestar la fuerza utilizada para hacer girar el rotor principal y así impedir que el helicóptero gire en sentido contrario al de giro del rotor. También permite al piloto obtener más o menos sustentación según requiera el control direccional y permite el giro en vuelos estacionarios.

 

 

Nota sabionda: Los helicópteros con doble rotor no necesitan rotor de cola porque sus rotores giran en sentidos opuestos, cada uno contrarrestando la fuerza requerida para hacer girar al otro.

Nota sabionda: El rotor de cola se sustituye en algunos modelos por un ventilador en la cola del helicóptero que envía aire a través de la sección de cola produciendo una corriente de aire que hace la misma función que un rotor.

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *