¿Por qué hay quien tiene un ojo de color diferente al otro?

No es muy habitual, desde luego, y por eso sorprende y resulta extremadamente curioso y atractivo. Pero, sí, hay personas que tienen un ojo de color diferente al otro.

¿Y esto tiene nombre?

Por supuesto. Se llama Heterochromia Iridum.

Se trata de una anomalía resultado de un exceso o falta de coloración en un ojo respecto al otro, debido a la disparidad de melanina existente en el iris.

Pero la melanina es marrón. Entonces… ¿cómo puede ser un ojo o los dos de color azul o verde?

El iris es un tejido fibrovascular que contiene un pigmento llamado melanina distribuido a lo largo de su estructura o acumulado en una capa en su parte posterior. La cantidad de pigmento será la responsable de la oscuridad del tono. Si solamente la melanina influyera en el color de los ojos, éstos serían o marrones o negros, pero otros factores influyen: el ya citado tejido fibrovascular, que filtra ese tono causando el color definitivo que apreciamos.

Entonces… ¿un iris es estructuralmente diferente del otro?

Así es. Aquellos factores que influyen en el color son diferentes. Y esto puede ocurrir desde el nacimiento, lo que se conoce como heterocromía congénita y que se da en 1 de cada 6.000 nacimientos, o bien por traumatismo, enfermedad o reacción medicamentosa, lo que se conoce como heterocromía adquirida.

Por otra parte, la anomalía puede afectar a la totalidad del iris o solamente hacerlo de forma parcial. Distinguimos así entre heterocromía completa y heterocromía parcial o sectorial.

Como curiosidad citar que alguna gente famosa presenta este fenómeno. En algunos casos como en el de Demi Moore o Mila Kunis pasa bastante desapercibido, en otros resulta muy evidente, como en el caso de David Bowie, ejemplo de heterocromía adquirida por traumatismo.

Veamos algunos casos, tanto de heterocromía completa como parcial:

Josh Henderson

Kate Bosworth

Elena Anaya

Dominic Sherwood

Alice Eve

Tim McIlrath

Jane Seymour

Henry Cavill

Xavi Hernández

Elizabeth Berkley

Daniela Ruah

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *