La armónica de vidrio

Armónica de vidrio

El hidrocristalófono o armónica de vidrio es un instrumento con un sonido muy particular.

Consiste en una serie de platos o boles de cristal de diferentes tamaños superpuestos y alineados horizontalmente, atravesados por un eje que se conecta por medio de una corres a un pedal que los hace girar, como se hace en una vieja máquina de coser. Se mojan los dedos ligeramente y se tocan los platos mientras giran, y así se produce un sonido cristalino.

armónica de vidrio

Un sonido que recuerda al de las copas musicales, aquella que suenan al frotar sus bordes con el dedo humedecido y que ofrece diferentes notas dependiendo del volumen de agua que contenga la copa.

Y es que su origen se encuentra aquí, en la copas musicales.

 

 

¿Y cómo es eso?

Benjamin Franklin —político estadounidense e inventor— asistió en 1758 a un concierto de copas musicales que le ofreció en Cambridge Edmund Delaval, un científico especializado en electricidad y colega en la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural.

Posteriormente, en 1762, inventó el hidrocristalófono, un ingenio que permitía automatizar el proceso al ser las copas las que giraban y no los dedos sobre el borde de las copas.

El instrumento se hizo muy popular en la Europa occidental de finales del siglo XVIII. Una de las responsables de su expansión fue Marianne Davies, una virtuosa que recibió su armónica probablemente de manos del propio inventor y que hizo giras por toda Europa en los círculos sociales más altos.

Posteriormente, sobre 1830, la popularidad del instrumento decayó. Se decía que a sus intérpretes se les agriaba el carácter, que enfermaban y que, incluso, enloquecían. Que sus frecuencias alteraban los nervios. Todo ello llevó a algunas ciudades a prohibir su uso.

Actualmente se sabe que la causa de esos trastornos era el envenenamiento producido por plomo que antaño contenían los cristales. Algo similar a lo que ocurría son los sombrereros.

Pero veamos el instrumento en acción.

 

 

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *