¿Cómo es eso del chocolate infinito?

Tableta de chocolate

Hay multitud de videos en los que se muestra el truco del chocolate infinito. Veamos uno de ellos.

 

 

Se corta la tableta de determinada manera, se reordenan los trozos y… ¡voilà! Nos sobra una onza. Nos la podemos comer y la tableta queda igual.

¿Igual? Bueno, igual no, con el mismo número de onzas (24 en el ejemplo del video) pero con menos chocolate. Porque, claro, esto del chocolate infinito seguro que haría felices a muchos, pero es imposible.

¿Qué es lo que pasa en realidad?

Podemos observar a simple vista que la columna en la que hemos realizado el corte y una vez hechos los cambios, no es igual. Sus onzas son igual de anchas pero más cortas. Y si juntásemos la cantidad de chocolate que hemos perdido en cada una de esas onzas obtendríamos… ¡una onza! ¡La que nos hemos comido!

Después el video nos muestra la repetición del proceso y nos insinúa que sigue llenando la taza con onzas de chocolate. Bueno, no es cierto, claro. El video busca sorprender y por ello nos coloca la misma acción en bucle.

Si se repitiera el proceso de forma real, la columna quedaría más estrecha y sería mucho más obvio su tamaño diferente y al cabo de un par de repeticiones ya no quedaría columna.

¿Cuándo?

Pues cuando nos comamos las mismas onzas que contenga la columna. En el caso que nos ocupa, cuatro.

A continuación un dibujo de cómo hay que cortar la tableta. Por si tu curiosidad te hace probar.

 

Esquema

 

 

Nota sabionda: Éste no es el único efecto visual basado en casi inadvertidas diferencias. Puedes ver otros efectos sorprendentes en Misteriosa desaparición y en Misteriosa desaparición (2).

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *