¿Por qué las botellas de vino son de 75 cl?

botellas de vino

Hay botellas de vino de diferentes capacidades. Podemos citar el tamaño Benjamín de 18,75 cl, la Media de 37,5 cl o la Magnum de 1,5 litros. Las dos primeras consideradas aptas para el consumo individual y su uso en trenes o aviones y la última considerada la más apta para el envejecimiento del vino, merced a la proporción de líquido/oxígeno de su interior.

Pero la medida estándar, sin duda, es la de 75 cl. Si el agua, la leche o los zumos se venden en recipientes de litro (o superiores) ¿por qué el vino de calidad no se envasa en botellas de litro? ¿por qué son de 75 cl?

Existen varias teorías, más o menos aceptadas. Que si era la capacidad pulmonar media de un soplador de vidrio a la hora de fabricar la botella… que si era el tamaño más favorable para la apreciación de los matices del vino… que si era la ingesta diaria recomendada para una persona… que si 75 cl es la cantidad exacta de vino para servir 6 copas… que si es la cantidad adecuada que un hombre debe beber durante la cena…

Sin desmerecer tales teorías, que pueden haber tenido una influencia previa, parece ser que la elección de la capacidad de la botella va ligada a temas económicos y logísticos.

Tal estándar nació en Francia en el s. XIX al embotellar vino para su venta, principalmente, en el Reino Unido.

Resulta que os británicos no utilizaban el Sistema métrico decimal y medían la capacidad de líquidos en galones. Resulta que un galón imperial equivalía a 4,546 litros y resulta que tanto exportadores como importadores se devanaban los sesos haciendo cálculos constantemente.

Así que los viticultores redondearon cifras: de 4,54l a 4,50l. Si un barril contenía 50 galones, pasaría entonces a equivaler a 225 litros y esto representaba un total de 25 cajas de una docena de botellas de 75 cl cada una.

Así cada caja con una docena de botellas equivalía a 2 galones imperiales y cada 6 botellas a 1 galón.

Por ello es también muy común el empaquetado de media docena en media docena. Empaquetado que se ha mantenido hasta nuestros días. Y no sólo para vino.

www.sabercurioso.es

1 comentario

  1. Excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *