Los renos de Santa Claus

renos de Santa Claus

Dicen que nueve renos voladores componen el tiro del trineo mágico de Santa Claus, para que así pueda repartir regalos más rápidamente.

Bueno, teniendo en cuenta la ingente tarea pendiente, toda ayuda es poca…

Pero los renos no siempre estuvieron presentes en la leyenda. ¿Cuándo se añadieron? ¿Cuál fue el origen?

El primer texto publicado en el que aparece el trineo de Papá Noel tirado por renos, su número y sus nombres, fue un poema titulado «A Visit from St. Nicholas» (Una visita de San Nicolás) publicado anónimamente el 23 de diciembre de 1823 en el Troy New York Sentinel. Aunque más tarde, en 1837, se atribuyó a Clement Clarke Moore, un erudito profesor, cuando reclamó su autoría.

El poema, más comúnmente conocido como «The Night Before Christmas» (La noche antes de Navidad) dice así (en inglés y en castellano):

A Visit from St. Nicholas

‘Twas the night before Christmas, when all through the house
Not a creature was stirring, not even a mouse;
The stockings were hung by the chimney with care,ô
In hopes that St. Nicholas soon would be there;
The children were nestled all snug in their beds;
While visions of sugar-plums danced in their heads;
And mamma in her ‘kerchief, and I in my cap,
Had just settled our brains for a long winter’s nap,
When out on the lawn there arose such a clatter,
I sprang from my bed to see what was the matter.
Away to the window I flew like a flash,
Tore open the shutters and threw up the sash.
The moon on the breast of the new-fallen snow,
Gave a lustre of midday to objects below,
When what to my wondering eyes did appear,
But a miniature sleigh and eight tiny rein-deer,
With a little old driver so lively and quick,
I knew in a moment he must be St. Nick.
More rapid than eagles his coursers they came,
And he whistled, and shouted, and called them by name:
«Now, Dasher! now, Dancer! now Prancer and Vixen!
On, Comet! on, Cupid! on, Donner and Blitzen!
To the top of the porch! to the top of the wall!
Now dash away! dash away! dash away all!»
As leaves that before the wild hurricane fly,
When they meet with an obstacle, mount to the sky;
So up to the housetop the coursers they flew
With the sleigh full of toys, and St. Nicholas too—
And then, in a twinkling, I heard on the roof
The prancing and pawing of each little hoof.
As I drew in my head, and was turning around,
Down the chimney St. Nicholas came with a bound.
He was dressed all in fur, from his head to his foot,
And his clothes were all tarnished with ashes and soot;
A bundle of toys he had flung on his back,
And he looked like a pedler just opening his pack.
His eyes—how they twinkled! his dimples, how merry!
His cheeks were like roses, his nose like a cherry!
His droll little mouth was drawn up like a bow,
And the beard on his chin was as white as the snow;
The stump of a pipe he held tight in his teeth,
And the smoke, it encircled his head like a wreath;
He had a broad face and a little round belly
That shook when he laughed, like a bowl full of jelly.
He was chubby and plump, a right jolly old elf,
And I laughed when I saw him, in spite of myself;
A wink of his eye and a twist of his head
Soon gave me to know I had nothing to dread;
He spoke not a word, but went straight to his work,
And filled all the stockings; then turned with a jerk,
And laying his finger aside of his nose,
And giving a nod, up the chimney he rose;
He sprang to his sleigh, to his team gave a whistle,
And away they all flew like the down of a thistle.
But I heard him exclaim, ere he drove out of sight—
“Happy Christmas to all, and to all a good night!”

Una visita de San Nicolás

Era la noche antes de Navidad, cuando en toda la casa
no se movía ni una criatura, ni siquiera un ratón;
las medias fueron colgadas de la chimenea con cuidado,
con la esperanza de que San Nicolás pronto estaría allí;
los niños se acurrucaron todos cómodamente en sus camas;
mientras que las visiones de las ciruelas azucaradas bailaban en sus cabezas;
y mamá en su pañuelo, y yo en mi gorra,
acabábamos de acomodar nuestros cerebros para una larga siesta de invierno,
cuando en el césped surgió tal estruendo,
salté de mi cama para ver qué pasaba.
Alejándome de la ventana volé como un destello,
rajó las persianas y lanzó la hoja.
La luna en la cresta de la nieve recién caída,
dio un brillo de mediodía a los objetos de abajo,
cuando lo que a mis ojos se me apareció,
un trineo en miniatura y ocho renos pequeños,
con un conductor un poco viejo tan animado y rápido,
que en un momento supe que debía ser San Nick.
Más rápidos que águilas vinieron sus corceles,
Y silbó, y gritó, y los llamó por su nombre:
«¡Ahora, Brioso! ¡Ahora, Bailarín! ¡Ahora Acróbata y Juguetón!
¡Vamos, Cometa! ¡vamos, Cupido! ¡vamos, Trueno y Relámpago!
¡A lo alto del porche! ¡a lo alto del muro!
¡Ahora salid corriendo! ¡salid corriendo! ¡salid corriendo todos!»
Como las hojas que antes del huracán salvaje vuelan,
y cuando se encuentran con un obstáculo, suben al cielo;
así hasta la parte de arriba de la casa volaron los corceles.
Con el trineo lleno de juguetes, y San Nicolás también…
Y luego, en un parpadeo, oí en el techo
el brinco y pisada de cada pequeña pezuña.
Como dibujé en mi cabeza estaba dando la vuelta,
por la chimenea bajó San Nicolás con una brida.
Estaba vestido todo de piel, desde la cabeza hasta el pie,
y toda su ropa se empañó con cenizas y hollín;
un puñado de juguetes había arrojado sobre su espalda,
y se veía como un vendedor que acaba de abrir su mochila.
Sus ojos, ¡cómo brillaban! sus hoyuelos, ¡qué felices!
¡Sus mejillas eran como rosas, su nariz como una cereza!
Su boca pequeña y graciosa se dibujó como un arco,
y la barba en su mentón era tan blanca como la nieve;
La boquilla de una pipa que tenía apretado entre los dientes,
y el humo, le rodeó la cabeza como una corona de flores;
tenía una cara ancha y una barriguita redondeada
que se estremeció cuando se echó a reír, como un cuenco lleno de gelatina.
Era gordito y rechoncho, un viejo elfo muy alegre,
y me reí cuando lo vi, a mi pesar;
un guiño de ojo y un giro de cabeza
y pronto me di cuenta de que no tenía nada que temer;
no habló ni una palabra, sino que fue directo al trabajo,
y llenó todas las medias; luego se volvió con un tirón,
y apartando el dedo de su nariz,
y asintiendo, subió por la chimenea;
saltó a su trineo, a su equipo dio un silbido,
y todos volaron como el despliegue de un vilano.
Pero lo oí exclamar, antes de que se perdiera de vista.
«¡Feliz Navidad a todos, y a todos buenas noches!»

Pero si nos fijamos bien, en el poema se nombran 8 renos. ¿Y el noveno?

Rudolph (Rodolfo), el de la nariz roja, el que ha resultado ser el más popular de los renos, no hace su aparición hasta 1939.

Tiene su origen en un cuento escrito por Robert L. May, titulado «Christmas Story» (Historia de Navidad) y que la cadena de almacenes Montgomery Ward regalaba a los niños que acudían a sus tiendas durante las fiestas navideñas.

Narra la historia de un peculiar reno con una nariz roja y luminosa. Sus congéneres se burlaban de él por ser diferente. Pero una Nochebuena con niebla, Santa y sus renos se vieron en aprietos para orientarse y Santa Claus pidió al reno que liderara el tiro alumbrando el camino con su nariz incandescente.

Quedando así conformado el número de renos del trineo de Santa Claus en 9, pues la historia gozó de gran difusión.

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *