¿Cómo navega un velero contra el viento?

velero

Es fácil entender como un velero navega a favor del viento, pero no tiene ninguna gracia navegar solamente a favor del viento. ¿Y si el viento sopla en otra dirección a la deseada? ¿Y si sopla en la dirección contraria a la que queremos desplazarnos? ¿Cómo se ha de maniobrar?

En realidad no es posible navegar completamente de frente al viento, lo que se hace es navegar de ceñida, o sea, navegar contra la dirección del viento en el menor ángulo posible. En un ángulo que varía según el tipo de embarcación o el tipo de vela.

Y la clave es navegar en zigzag, ofreciendo alternativamente uno y otro lado de la vela, de manera que el viento incida en la vela de forma oblicua, desplazando la nave lateralmente. Y también hacia delante.

¿Y cómo es eso?

La fuerza generada por el viento se divide en dos componentes al incidir en la vela de forma oblicua: una que impulsa al velero en la dirección que sigue, es decir, hacia delante y otra que lo impulsa en la dirección en la que sopla el viento.

Pero resulta que el empuje hacia delante es mucho menor que el empuje lateral, que arrastra la embarcación apartándola del destino en un rumbo que se conoce como deriva.

Hay, pues, que corregir la deriva para optimizar el desplazamiento. Y esta deriva se compensa gracias a dos elementos del velero: la quilla y la orza.

La quilla es la pieza que va de proa a popa por la parte inferior del casco y la orza es la parte que sobresale de la parte baja del casco.

Y ambas contrarrestan la deriva al ofrecer una superficie que frena el desplazamiento lateral del velero en el agua y que convierte esa fuerza en un empuje longitudinal hacia delante.

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *