¿Por qué las tapas de alcantarilla son redondas?

tapa de alcantarilla

En las ciudades es habitual ver tapas de alcantarilla en la calzada. Tanto las tapas rectangulares y con rejilla a ambos lados de la calzada, cuya principal misión es evacuar las agua pluviales y el agua utilizada en la limpieza de la vía pública; como las tapas de registro que cubren y protegen la boca de acceso a un pozo de visita al sistema de alcantarillado y otros servicios públicos, que se encuentran en el centro de la calzada.

Estas últimas tapas son las tapas de alcantarilla redondas de las que nos referimos. En contraposición con las tapas cuadradas o rectangulares que se encuentran en las aceras y que se corresponden con servicios públicos como la telefonía, alumbrado público, servicio de aguas…

¿Y por qué son redondas? ¿Y por qué algunas de las otras son cuadradas?

Estas bocas de acceso al alcantarillado tiene una profundidad de varios metros, así que si una de esas tapas se cayese por el agujero al manipularlas sería toda una faena. Además esas tapas han de soportar el paso y el peso de peatones y vehículos, por lo que gozan del grosor y consistencia necesarios para ello. Así que su peso sería un problema añadido en caso de una eventual caída. Ya no solo por el posible daño causado por la propia caída sino por la molestia de su recolocación.

¿Y cómo evitar que una tapa caiga por el agujero al manipularla un operario patoso?

Fácil, con una tapa redonda. Un círculo tiene como característica una anchura constante, el valor de su diámetro. Y si la tapa no cabe por el agujero al ser algo más grande (si no fuera así no sería una tapa) no cabrá por más vueltas que le demos.

tapa

En cambio, en un paralelogramo nos encontramos con que la distancia entre dos vértices opuestos es mayor que la longitud de cualquiera de los lados (cosas de la geometría) por lo que es posible que la tapa caiga por el agujero al colocarla en diagonal al menor descuido.

Y una boca de acceso al alcantarillado descubierta, facilitando una caída libre de varios metro, es algo nada, pero nada deseable.

En cambio, las tapas de las aceras tienen una profundidad de unos pocos centímetros, así que si cae al interior, pues se vuelve a sacar y se coloca de nuevo. En este caso la forma de la tapa no importa y se pueden ver tanto cuadradas como rectangulares como redondas.

www.sabercurioso.es

1 comentario

  1. Qué interesante! no me había dado cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *