¿Por qué ponen cera en el rabito de las peras?

peras

Algunas variedades de peras y en algunas épocas del año se ponen a la venta con un llamativo pegote de cera roja en la punta del rabito o, hablando con propiedad, pedúnculo. ¿Por qué?

Seguro que esa pieza de fruta llama la atención, pues ese adorno da la impresión de que es de calidad superior o algo así. Pero no. El mejor aspecto estético es un añadido, pues la función de esta cera roja —llamada lacre— no es para adornar la fruta.

La carne de la pera es muy delicada. Cualquier golpe que reciba el fruto crea una magulladura que provoca el deterioro del ejemplar en el punto de impacto. Y cuanto más madura, más blanda se vuelve la piel y el resto del fruto, por lo que el riesgo es mayor.

Y con un aspecto magullado y la pulpa blanda, ¿quién las iba a comprar?

La solución es tratar de retrasar la maduración y la pérdida de humedad para que la fruta se conserve mejor. Y el lacre contribuye a reducir la deshidratación y la transpiración de la fruta y a evitar la entrada de patógenos a través de la herida de corte en el pedúnculo.

Así que, aunque la fruta no lleve el lacre, tampoco es recomendable quitar el pedúnculo para evitar que la pieza acelere su maduración y deterioro.

manzanas

La misma función tiene la cera con la que pulen frutas como la manzana o la sandía. Además de ofrecer un aspecto lustroso y apetecible y ampliar el tiempo de comercialización, protegen la pieza de la deshidratación y las bacterias.

Estas ceras son comestibles, ya que proceden de la cera de abeja o de la cera de carnaúba que se obtiene de las hojas de palma.

www.sabercurioso.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *