Sociedad

¿Por qué las matrículas de coche españolas no tienen vocales?

Los coches que se matriculan en España en la actualidad muestran unas placas que siguen el modelo de la imagen siguiendo el modelo europeo: el indicativo del país, cuatro dígitos y tres letras.

Pero ninguna de esas letras puede ser una vocal. ¿Por qué?

Pero esto no es algo nuevo. Ni en la matriculación usada en el periodo 1900-1971, que constaba del indicativo provincial seguido de hasta seis dígitos, ni en la matriculación usada en el periodo 1971-2000, que constaba del indicativo provincial seguido de cuatro dígitos y dos letras, tampoco aparecían las vocales.

Ni tampoco algunas letras determinadas, como la Q o la Ñ, han aparecido en ninguna matrícula. ¿Por qué?

La propia DGT informa que esto es así por:

-A, E, I, O, U para evitar combinaciones malsonantes y “acrósticos” [sic]. Ejemplos de combinaciones malsonantes serían ANO, PIS… y “acrósticos” [sic] serían ONU, FBI, ONG…
-Ñ y Q por su fácil confusión con la N y con la O o el cero, respectivamente.
-LL y CH por razones de espacio en placa

 

 

Nota sabionda: El entrecomillado del término “acróstico” obedece a que la DGTE lo ha usado incorrectamente. Es una confusión muy habitual confundir los acrósticos con los acrónimos o las siglas. Un acróstico es una composición poética constituida por versos cuyas letras iniciales, medias o finales forman un vocablo o una frase.

Para mayor aclaración visitar http://www.1de3.es/2009/04/24/acrosticos-4/ y http://www.1de3.es/2004/09/03/acronimos/

www.sabercurioso.es

¿Por qué un avión se aguanta en el aire?

Eso. ¿Cómo se aguanta en el aire un objeto tan pesado?

Pues se aguanta en el aire y puede volar porque la fuerza de sustentación le permite vencer a la fuerza de la gravedad, al igual que hacen las aves.

¿Y qué es esa fuerza de sustentación? ¿Cómo funciona?

La fuerza de sustentación opera sobre las alas del avión empujándolo hacia arriba. Y para entenderla debemos acudir al teorema de Bernoulli.

Este teorema nos dice que cuanto más alta es la velocidad de un gas, más baja es la presión que ejerce éste sobre las superficies con las que está en contacto.

Así que el ala de una avión se diseña de tal manera que su perfil de ataque hace que el flujo de aire se condense sobre el ala y fluya con mayor velocidad y, por contra, se enrarezca bajo esta y circule a menor velocidad. Entonces la presión del aire sobre el ala es menor que la presión del aire bajo el ala, lo que nos da como resultado una fuerza que empuja hacia arriba: la fuerza de sustentación.

Aunque este mecanismo es el más importante no es el único en actuar. También es importante el ángulo de acometida del ala, que si está inclinada unos grados hacia atrás, hace que el aire que para por la parte inferior del ala sufra una deflexión hacia abajo y, por el principio de acción-reacción, el ala experimente un empuje hacia arriba.

El efecto Coanda es menos importante, pero también ayuda. Los fluidos presentan una cierta adhesión a las superficies con las que están en contacto. Y así, el aire que pasa por la parte superior del ala, cuando lo abandona también lo hace con una ligera inclinación hacia abajo, proporcionando un empuje hacia arriba.

Aún así, es necesario que el empuje resultante sea suficiente para contrarrestar el peso del avión y ahí entran en juego el diseño aeronáutico que tiene en cuenta el peso, fuerza del motor, tamaño y perfil de las alas… y todos aquellos factores que permitan que el avión pueda volar.

 

 

Nota sabionda: Los alerones estabilizdores de los coches de carreras usan el mismo principio, pero aplicado a la inversa. Buscan que el bólido se mantenga pegado al suelo a pesar de las altas velocidades.

www.sabercurioso.es

¿Qué es el grafeno?

Cada vez se oye hablar más del grafeno. En la prensa, en la televisión…

¿A qué tanto revuelo?

Pues parece ser que va a ser el material del futuro y que su aplicación a nivel general va a suponer un cambio tan profundo como supuso en su día la aplicación generalizada del plástico.

Pero… ¿qué es el grafeno?

El grafeno es una sustancia formada por carbono puro, con átomos dispuestos en un patrón regular hexagonal plano (como panal de abeja) similar al grafito, pero en una hoja de un átomo de espesor. Es más, se puede considerar al grafito como una superposición de láminas de grafeno.

Y ¿por qué es especial?

Debido a su ínfimo espesor se le considera un material bidimensional. Es muy ligero, tanto que una lámina de 1 metro cuadrado pesa tan sólo 0,77 miligramos.

Y no sólo eso. Es muy flexible, transparente y tiene una conductividad eléctrica y térmica muy elevadas. Y con un menor efecto Joule que otros materiales: se calienta menos.

Es elástico y con una elevadísima dureza (200 veces mayor que la del acero, casi igual a la del diamante).

Se combina químicamente con otras sustancias para producir compuestos de diferentes propiedades.

Si su estructura recibe algún impacto que quiebra su estructura, se autorepara.

Todas estas cualidades lo ponen muy por delante de otros materiales como el plástico o el silicio.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

En los últimos años, el desarrollo del grafeno, tanto en su producción como en sus aplicaciones, ha sido espectacular. Ya se espera que los primeros prototipos de papel electrónico estén disponibles en 2015, aunque no se espera su generalización en los diferentes campos de aplicación (comunicaciones, medicina, etc…) hasta una o dos décadas más tarde.

 

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí y en otros sitios más.

Tradiciones de Fin de Año

Durante el cambio de año seguimos un montón de tradiciones que repetimos año tras año y, en realidad, sin saber muy bien por qué.

Es el deber de un buen curioso saber del origen de todas estas tradiciones. ¿No es así?

A continuación veremos cuándo se iniciaron algunas de estas tradiciones.

 

Las doce uvas de la suerte

La tradición de despedir el año con las uvas de la suerte —símbolo de fecundidad de la tierra y de los doce meses del año— se originó en España y no se debe a motivos religiosos o culturales sino a intereses económicos.

Obedece a una iniciativa de los cosecheros para desembarazarse de un excedente en la producción del año 1909. En un esfuerzo desesperado de imaginación se libraron del excedente. Tan buen resultado les dio que repitieron en años posteriores dando también nacimiento a un nuevo rito.

 

Prenda interior roja en Nochevieja

Dado su carácter pagano son numerosos los ritos o supersticiones ligados a la celebración de la Nochevieja.

Dice la costumbre que la mujer debe llevar alguna prenda roja —preferentemente ropa interior— si quiere conjurar la suerte y el amor para el próximo año.

En la actualidad, son ambos sexos los que visten ropa íntima roja en busca del amor y la pasión.

¿Y por qué el color rojo y no otro?

El rojo ha sido tradicionalmente asociado a la sangre y al fuego, y también se le tiene por el color de la pasión.

También se le aplica el mismo significado en otra manera tradicional y supersticiosa de atraer el amor para el nuevo año: frotarse el cuerpo con una rosa roja.

 

El cotillón

Hablamos de pitos, serpentinas, confeti, sombreritos, matasuegras, antifaces y otros pequeños obsequios que se regalan en algunas fiestas para estimular la alegría y el jolgorio.

Cotillón es palabra de origen francés, que entra al idioma castellano en el siglo XIX sin variaciones y cuyo significado es ‘refajo, enaguas’. Es término aumentativo de cotte, ‘paño, jubón, cota’.

En Francia y en ciertas fiestas de sociedad se acostumbraba a bailar un tipo de danza con figuras a compás de vals. La vestimenta pasó a denominar también el baile y, con el tiempo, las fiestas que se finalizaban con esa danza también se denominaron cotillones.

En estas fiestas también se repartían pequeños obsequios para dar mayor alegría y animación a la danza, en una especie de fin de fiesta. Así que no es de extrañar que el término cotillón agrupara además del baile los objetos en sí.

Actualmente el cotillón ha quedado relegado a las celebraciones de Nochevieja y a los instantes previos y posteriores al cambio de año. Junto al ruido, los cantos y el baile con los que, desde antaño, se pretende alejar a los malos espíritus.

 

Comer lentejas en Nochevieja

Otro rito pagano asimilado al cambio de año es comer lentejas en Nochevieja.

Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que pasase el mal sabor de las penas y que el año que empezaba fuese dulce.

En la Europa medieval comenzaron a ofrecerse lentejas con la misma finalidad venturosa, pues se decía que propiciaban la prosperidad económica.

www.sabercurioso.es

Texto de la entrada cedido por 1de3.es.

Tradiciones navideñas

En estas épocas navideñas seguimos un montón de tradiciones que repetimos años tras año y, en realidad, sin saber muy bien por qué.

Es el deber de un buen curioso saber del origen de todas estas tradiciones. ¿No es así?

A continuación veremos cuándo se iniciaron algunas de estas tradiciones.

 

El árbol de Navidad

Para los celtas, la esencia de los elementos, de las auténticas fuerzas naturales, residía en el bosque y, más concretamente en los calveros, en los que establecían sus santuarios.

La fuerza del druída nacía de su comunicación directa con el bosque y, en especial con el roble, considerado el más fuerte y sagrado de los árboles.

Sobre la tradición del Árbol de Navidad, de origen germano, se cuenta que fue obra, en la primera mitad del siglo VIII, de San Bonifacio —el Apóstol Alemán— que derribó un roble para demostrar a los druidas que el árbol no era sagrado ni inviolable.

En su caída el árbol destrozó todos los arbusto excepto un pequeño abeto, que el santo calificó de árbol del Niño Dios al ocurrir tales hechos durante las navidades.

Fue a partir del siglo XVI que se adornaron los abetos para celebrar la Navidad.

 

El pesebre navideño

La costumbre de representar el nacimiento de Jesús llegó a España en el siglo XVIII cuando el Rey Carlos III hizo traer esta tradición desde Nápoles. Un siglo después, los belenes habían arraigado con fuerza en toda la península.

Esta representación que suele hacerse en las iglesias y en las casas durante el tiempo navideño debe sus origen a las representaciones litúrgicas del misterio navideño y a la primera escenificación que hizo San Francisco de Asís en Greccio en 1223.

Tras asistir a la celebración de la Navidad en la ciudad de Belén, quedó tan impresionado que, a su regreso a Italia, pidió un permiso al Papa Honorio III para reproducir en vivo el nacimiento de Jesús en una cueva próxima a su pueblo natal, con una imagen en piedra del niño, un buey y un asno y un reducido grupo de aldeanos.

En aquella cueva, San Francisco de Asís celebró la Misa del Gallo de la Nochebuena de aquel año y se dice que durante el oficio la figura del niño Jesús cobró vida, lo que contribuyó a difundir la costumbre.

Hacia finales del siglo XV, los actores que protagonizaban la natividad comenzaron a ser sustituidos por figuras de barro y durante el siglo XVI, los frailes franciscanos llevaron la costumbre a América, volviéndose una actividad obligada durante la navidad en las comunidades cristianas.

A partir de ese momento la iglesia católica promovió en los templos, hogares y sitios públicos, las representaciones del nacimiento del niño Jesús, a fin de que creciera el interés por las fiestas navideñas como una exaltación a Cristo, lo que se consigue gracias a la labor de los franciscanos, de los dominicos y de los jesuitas.

 

Los villancicos

Aunque existían antecedentes de composiciones cantadas por parte de los evangelizadores del siglo V y de cantos religiosos que tuvieron una difusión pareja a los nacimientos de San Francisco de Asís durante el siglo XIII, se puede considerar que el verdadero origen de los villancicos como los conocemos hoy, se remonta a los poemas cortesanos de temática amorosa que a lo largo de los siglos XV y XVI se recreaban en los salones nobles y que más tarde repetía el pueblo llano.

Durante el siglo XVII, los maestros de capilla musicalizaron miles de cancioncillas religiosas y sacralizaron otras para ser cantadas en los maitines de las festividades litúrgicas. Sus letras hablaban en lenguaje popular sobre el misterio de la encarnación y estaban inspirados en la liturgia de la Navidad. Con ellas, los campesinos que no sabían leer podían participar en los festejos navideños y honrar el Nacimiento de Cristo.

Tan grande fue el éxito de estas composiciones que muchas se imprimieron y gozaron de gran difusión, llegando a ser consideradas el sonido de la Navidad. No en vano, hasta hace pocos años —sobre la década de los sesenta—, era habitual durante las fiestas navideñas asistir a escenas callejeras donde niños y jóvenes iban en grupo con panderetas y zambombas cantando villancicos y pidiendo el aguinaldo. Aún hoy, en algunos puntos de Iberoamérica pervive esta costumbre.

 

Los regalos de Navidad

La tradición de regalar en estas fechas es presagio de suerte y buena ventura. Y tiene su origen en las strenae romanas, que provenían de un rito augural en honor a la diosa Strenia.

En las calendas de enero —primer día del mes y del año— se celebraban las strenalias, fiestas durante las cuales la gente llevaba ofrendas y regalos a la diosa y hacían sacrificios en su templo ubicado a orillas de un bosque sagrado, en las cercanías de Roma. Todo con la idea de augurar un nuevo año lleno de bendiciones, abundancia y felicidad.

Ya en los inicios, los regalos pasaron a hacerse a los parientes, amigos y conocidos para desearles ventura, a la par que era una buena ocasión para rehacer o reforzar amistades maltrechas u olvidadas. Al principio consistían en ramitas fragantes cortadas de los árboles del bosque sagrado de Strenia y después fueron pequeños regalos: tarritos de miel, frutas secas o vino.

Mucho más tarde vinieros los lotes y cestas navideñas.

Esta costumbre pagana de hacer regalos y dar estrenas (o aguinaldos) se siguió practicando aún cuando la Iglesia católica se convirtió en la religión oficial del imperio romano. Los altos estamentos eclesiásticos fracasaron en su intento por erradicarla, pero consiguieron que los regalos se intercambiaran una semana antes, coincidiendo con la celebración del nacimiento de Jesús.

 

 

Nota sabionda: Los adornos y bolas que se cuelgan actualmente del árbol fueron creadas en el siglo XVIII por los sopladores de vidrio de Bohemia.

Nota sabionda: Según el libro Guiness de los récords, la canción navideña White Christmas (Blanca Navidad) es el tema que más tiempo ha permanecido en cabeza de las listas de éxitos: 72 semanas. Y que todavía hoy, Noche de Paz, la obra creada en la navidad de 1818 por un sacerdote y compositor aficionado de Austria, sigue siendo el villancico más cantado en todo el mundo.

Nota sabionda: De las strenae se ha derivado el verbo estrenar, ‘hacer uso por primera vez de algo, representar un espectáculo público por primera vez’ y otros significados similares. Y la expresión dar la estrena, ‘ser el primero en hacer algo’, que alude a la costumbre infantil de pisar los zapatos nuevos o dar un pescozón al que se ha cortado el cabello.

www.sabercurioso.es

Texto de la entrada cedido por 1de3.es.

¿Cómo se miden las audiencias de televisión?

Comúnmente se oye decir que tal o cual programa tuvo tantos millones de televidentes. Que tal o cual telediario es el más visto. Que tal o cual programa es el líder en su franja horaria… Incluso que tal spot televisivo es el más caro del año porque es el que más gente ve.

¿Y cómo lo saben? ¿Tienen una bola de cristal?

No, ni mucho menos. Estos datos son unas estimaciones realizadas en base a un muestreo que se lleva a cabo con unos aparatos llamados audímetros.

¿Y qué es un audímetro?

Un audímetro es un dispositivo electrónico que se inventó para medir la audiencia radiofónica y que se ha reciclado para medir la audiencia televisiva.

Este aparato lo instala una compañía de medición de audiencias (en España la medición la realiza el grupo Kantar Media) en hogares seleccionados cuidadosamente en función de las características de sus habitantes, para que sean representativos de la población española.

Es un equipo de gran precisión que automática y permanentemente, durante las 24 horas del día, registra segundo a segundo el consumo individual de televisión, ya que cada miembro de la familia debe identificarse por medio del mando a distancia de cuándo se pone a ver la televisión y cuando deja de hacerlo.

Una vez procesados estos datos, el audímetro los manda vía modem o inalámbrica a un gran ordenador central que los procesa y que obtiene las cifras de audiencia estimadas para el conjunto de la población de un país.

¿Y a quien le interesa la audiencia?

Pues a los anunciantes, ya que las cadenas de televisión fijan el precio de sus anuncios en función del programa o la franja en el que se emitan. Y también a las propias cadenas, que en base a esos datos ponen y quitan programas y valoran su posición respecto a las cadenas competidoras.

Gracias a estos aparatos se ha popularizado el uso de términos como:

rating: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de la población.

share: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de personas que estaban viendo la televisión en el horario de ese programa. También se conoce como cuota de pantalla.

 

 

Nota sabionda: Entre otras características, los audímetros identifican hasta 9 miembros del hogar y 7 invitados, controlan hasta 9 receptores de TV por hogar y identifican hasta 250 canales distintos sintonizados en el receptor.

Nota sabionda: No hay una compensación económica para quienes acceden a meter uno de estos aparatos en su vida. Solo se acumulan puntos que pueden canjearse por regalos.

Nota sabionda: En España hay más de 4.600 hogares que tienen instalados audímetros.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí, aquí y en otros sitios más.

¿Por qué son sagradas las vacas en la India?

Las vacas son consideradas un animal sagrado en la India. Deambulan a sus anchas por la ciudad y las alimentan como un acto de fe. Están protegidas por ley y no se les puede causar daño, ni siquiera apartarlas de tu camino (son los hindúes los que se apartan) y si se paran en mitad de una carretera impidiendo el paso de los coches hay que esperar a que se decidan marcharse o dar media vuelta.

¿Por qué? ¿por qué se trata así a estos animales en un país con una mayoritaria parte de su población en los umbrales de la pobreza?

Esto es así porque en el hinduismo —la religión predominante en la India— la vaca es considerada un símbolo de fecundidad y maternidad debido a su leche y se la venera en un marco de respeto por todos los animales, cuyo sacrificio se prohibe.

Pero… ¿hay algún motivo para que el hinduismo considere así a estos animales?

El crecimiento demográfico en la India provocó la reducción de las tierras de pasto en favor de los cultivos de hortalizas, para alimentar directamente a la población hindú.

Como resultado, la población de bovinos disminuyó y los ejemplares fueron entonces conservadas por su leche y abono.

Con el paso de los siglos, ésta fue aumentando progresivamente su número hasta la actualidad, en la que la India posee la mayor población de vacunos del mundo (unos 193 millones de Bos indicus).

En una economía agraria con baja industrialización, las vacas son más útiles vivas que muertas: proveen leche para la alimentación de la población y bueyes, fuerza motriz para el trabajo en el campo y fuente de estiércol (principal abono en la India).

El precepto religioso impide que, en una mala época, los hindúes se coman a un animal que es más conveniente mantener vivo.

www.sabercurioso.es

¿Por qué comemos palomitas en el cine?

Es una costumbre muy extendida, sin duda. Pero… ¿cuál es su origen?

Pues proviene de los Estados Unidos de Norteamérica, como tantas y tantas costumbres impuestas por su poderío económico.

Resulta que entre 1929 y 1933 —la época de la Gran Depresión— más de trece millones de norteamericanos se encontraban en el paro. Y el principal medio de evasión era el cine, un espectáculo asequible para todos los bolsillos. Así que la población acudía en masa a las salas de proyección.

Y mientras visionaban la película comían algo, como hacían en sus hogares. Pero sus limitados recursos solamente les permitían comer algo muy barato. Y si algún alimento abunda en los USA son los granos de maíz. ¿Qué podía ser entonces mejor que las palomitas de maíz?

El público se las traía de casa, pero las propias salas empezaron muy pronto a ofrecerlas.

En la década de los 50, el empresario Jim Vicary decidió lanzar una campaña que incitaba a consumir Coca Cola y palomitas en el cine, a través de mensajes muy breves y subliminales que insertaba en los guiones de las películas. El resultado fue espectacular, pues la venta de este refresco aumentó en un 18%, mientras que la demanda de palomitas de maíz creció un 57,5%.

Muy pronto las salas de proyección obtuvieron beneficios de hasta el 2.500% por la venta de palomitas. Si a esto añadimos que el punto se sal nos crea una sed que podemos paliar comprándoles un refresco… miel sobre hojuelas.

 

 

Nota sabionda: Es más frecuente de lo que se cree que los beneficios por la venta de palomitas, refrescos y demás golosinas que se ofrecen en las salas de proyección, supere al beneficio obtenido por la venta de entradas.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí y en otros sitios más.

Curiosidades del calendario

¿Por qué unos meses tienen 30 días y otros 31? ¿Y por qué febrero tiene solamente 28? ¿Y por qué son 29 en un año bisiesto? ¿Y cuáles años son bisiestos y por qué? ¿Y por qué no se añade ese día extra al final del año en diciembre en lugar de en febrero? ¿Y por qué se llama bisiesto ese año con un día más? ¿Eh? ¿Eh? ¿Por qué? ¿Por qué?

Estas y otras preguntas acerca del calendario seguro que se las ha planteado algún que otro/a curioso/a. Vamos a dar cumplida respuesta a continuación.

Antes de la reforma del calendario llevada a cabo por Julio César, el año romano comenzaba en el mes de marzo al relacionar el inicio del año con el “inicio” del ciclo de vida que supone la primavera. Y tenia 10 meses de 36 días, más 5 días al fin del mismo, dedicados a las fiestas de las saturnales.

Así septiembre era el séptimo, octubre el octavo, noviembre el noveno y diciembre el décimo. Nótese el uso de la raíz latina en el nombre del mes.

A partir de la reforma juliana, el año pasó a tener 12 meses —de 30 ó 31 días— incorporando a fin del mismo dos meses, que se llamaron enero y febrero. Los meses de 31 días eran los impares: marzo, mayo, quinto, séptimo, noveno y enero. Y los de 30 eran los pares: abril, junio, sexto, octavo y décimo. A febrero le correspondieron 29 (30 los años bisiestos) para obtener los 365 días.

A Cayo Julio César se le brindó el honor de designar un mes con su nombre, y el escogido fue el quinto mes, que a partir de la reforma juliana se llamó julio. Su hijo adoptivo, Cayo Julio César Octaviano, que fue designado emperador —con el título de augustus— asumió el poder absoluto dando origen al Imperio Romano. En su honor se llamó agosto al mes sexto, pero, dado que el mes sólo tenía 30 días y no podía ser que el Imperator Augustus tuviera un mes con un día menos que su padre, resolvieron agregarle un día más que tomaron del último mes, pasando febrero de tener 29 días a tener 28.

Como así habían tres meses seguidos con 31 días, se alteró la duración de los siguientes, pasando septiembre a tener 30, octubre 31, noviembre 30 y diciembre 31.

El año bisiesto fue una innovación del calendario juliano elaborado por el astrónomo griego Sosígenes de Alejandría por encargo de Julio César, que lo difundió por todo el Imperio Romano en el año 46 a.C.

Ocurre que existía un desfase entre el año solar (el tiempo que tarda la Tierra en orbitar alrededor del Sol es de 365 días y 6 horas) y el año cronológico de 365 días. Así, cada cuatro años se reúnen las horas suficientes para formar el día suplementario.

Este añadido hace que el año bisiesto tenga 366 días. Este día extra se añade al final del mes de febrero, por lo que este mes pasa a tener 29 días.

Y este día extra se le añade al mes de febrero, no solamente por ser el más corto, sino por ser el último del año. Así Julio César decretó que el 23 de febrero, día de Terminalia, tuviese 48 horas cada cuatro años.

Comoquiera que los romanos nombraban los días de los meses en referencia a las calendas (primer día de cada mes) y los idus (día 15 de marzo, mayo, julio y octubre, y 13 de los demás meses), el día suplementario se conoció como bis-sextus dies ante calendas martii (repite el sexto día antes del primero de marzo). El nombre es demasiado largo, así que lo de bis-sextus derivó a bisiesto.

Posteriormente, el calendario gregoriano, introducido por el Papa Gregorio XIII en el año 1582, modificó la periodicidad de los años bisiestos para regularizar el desajuste acumulado desde la implantación del calendario juliano, para lo que dispuso 97 años bisiestos cada 400 años. Ocurre que la duración del año solar es exactamente de 365 días, 6 horas, 13 minutos y 59 segundos 365 días, 5 horas, 49 minutos y 12 segundos, así que, con el calendario juliano resultaba un año civil de 365,25 días y, por lo tanto, sólo 0,0078 días más largo que el año solar verdadero.

La modificación introducida en la regla de los bisiestos, y que redujo la diferencia a 0,0003 de día, fue seguir considerando bisiestos los años múltiplos de cuatro excepto el último de cada siglo cuyas centenas no sean múltiplo de cuatro. Así que el año 2000 lo fue, pero no lo será el 2100. La regla gregoriana de los años bisiestos se podría enunciar como sigue: “Un año es bisiesto si es divisible por 4, a menos que sea divisible por 100 y no por 400″.

 

 

Nota sabionda: El calendario gregoriano es el utilizado en la actualidad por las naciones cristianas, a excepción de las que siguen el cisma griego que utilizan el calendario juliano, al igual que las naciones musulmanas.

Nota sabionda: El calendario juliano que entró en vigor el 1 de enero del 45 a.C. supuso que el año 46 a.C. —conocido como “el año de la confusión”— tuviera 15 meses. Concretamente se le añadieron 85 días, distribuidos en dos meses entre noviembre y diciembre (uno de 33 días y otro de 34 días) y otro mes intercalado en el mes de febrero. Con ello consiguieron que el calendario se correspondiera con las estaciones, cosa que ya no ocurría merced al desfase.

Nota sabionda: Para que la fiesta de Pascua coincidiera con la llegada de la primavera, el calendario gregoriano restó 10 días al año 1582, de tal manera que a al 4 de octubre no le siguió el 5 de octubre, si no el día 15 de octubre. Así, en el año 1583, el equinoccio vernal tuvo lugar el 21 de marzo.

Nota sabionda: El calendario gregoriano no se adoptó en Gran Bretaña hasta 1752, en Rusia hasta 1918 y en Turquía hasta 1927.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información cedida por 1de3.es.

¿En qué país se ha emitido un billete de euros?

Es la moneda única europea. Pero se imprimen y emiten billetes en diversos países que han adoptado el euro como moneda, no en uno solo.

¿Así que el billete que tengo en mi cartera (si es que me queda alguno) puede haber sido emitido en otro país? Pues claro, ¿por qué no?

Distinguir que una moneda ha sido acuñada en otro país es fácil: basta con observar el motivo de su anverso. Pero también es muy fácil distinguir un billete de otro si se sabe cómo.

Para saber en qué país se ha emitido un billete es suficiente con fijarse en la letra del número de serie. Cada país tiene su propia letra. Así que bastará un vistazo a la siguiente tabla para saber el país de origen de un billete.

Parece que esas letras hayan sido adjudicadas aleatoriamente, pero no ha sido así. Primero se han ordenado los países en orden alfabético según el nombre del país en su idioma oficial. Y después se han emparejado en orden inverso con el alfabeto.

Eso sí, se han mantenido algunas peculiaridades:

Los códigos: W (Dinamarca), K (Suecia) y J (Reino Unido) están reservados para miembros de la UE que no están en la eurozona, mientras que R (Luxemburgo), F (Malta) y G (Chipre) están reservados para países que, aún estando en la eurozona, no emiten billetes de Euro.

Las posiciones de Dinamarca y Grecia fueron cambiadas, puesto que la Y es también una letra del alfabeto griego, mientras que la W no lo es.

La Q, la O y la I, no se utilizan.

Con esta información es muy fácil saber de qué país proviene el billete de la siguiente imagen. Que aunque se trate de un simple ejemplo vamos a hacerlo con clase: con uno de 500.

 

 

Nota sabionda: Los nombres de los países en su lengua original son: België (Bélgica), Ελλάδα (Grecia), Deutschland (Alemania), Danmark (Dinamarca), España, France (Francia), Èire (Irlanda), Italia (Italia), Luxembourg (Luxemburgo), Nederland (Holanda), Österreich (Austria), Portugal (Portugal), Suomi (Finlandia), Sverige (Suecia), United Kingdom (Reino Unido), Slovenija (Eslovenia), Κύπρος (Chipre), Malta (Malta), Slovensko (Eslovaquia), Eesti (Estonia).

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí, aquí y en otros sitios más.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR