¿Por qué es desagradable el ruido del roce de unas uñas sobre una pizarra?

¡Qué grima! ¡Qué dentera!

¡Qué desagradable el sonido de una uña al arañar la superficie de una pizarra!

Pero, ¿por qué se nos ponen los pelos de punta? ¿por qué nos resulta tan repelente? ¿por qué nos produce esa desazón en la boca del estómago?

Como reacción instintiva hay que buscar el motivo en los inicios de la Humanidad, cuando no existía el lenguaje como hoy en día conocemos y cuando la vida de nuestros ancestros dependía de mantenerse alejado de los animales peligrosos.

En el reino animal los sonidos de alta frecuencia son señales de advertencia. Muchas clases de monos advierten a sus congéneres del peligro con gritos estridentes.

El primitivo Homo sapiens tenía muy en cuenta estas advertencias por la cuenta que le traía, y reaccionaba con presteza y alarma ante el posible peligro.

Por otro lado, el oído humano solamente percibe unas determinadas frecuencias, y aquellos sonidos de alta frecuencia cercanos al umbral resultan desagradable, e incluso dolorosos.

Así pues, el cerebro no solamente percibe el estímulo auditivo, sino la sensación de desagrado y de dolor como una reminiscencia atávica.

 

 

Nota sabionda: Un oído sano y joven es sensible a las frecuencias comprendidas entre los 20 Hz y los 20 kHz. No obstante, este margen varía según cada persona y se reduce con la edad.

www.sabercurioso.es

¿Por qué se agotan las baterías de los coches en invierno?

Bueno, no siempre se agotan en invierno, pueden agotarse en otres épocas del año. Ni tampoco es que se agoten al llegar el invierno, que no tienen porqué.

Lo que sí suele suceder es que se agoten precisamente durante el invierno, porque las bajas temperaturas tienen mucho que ver en su pérdida de capacidad. Así que, a menudo, no pueden proporcionar un arranque prolongado a bajas temperaturas.

Veamos qué es lo que hace la batería y cómo lo hace.

Las baterías de los automóviles reciben también el nombre de baterías de arranque, pues su misión principal es poner en marcha el motor de combustión interna. Para ello necesitan producir en un espacio de tiempo muy corto una alta intensidad de corriente.

Una batería consta de un polo positivo, integrado por dióxido de plomo, y un polo negativo, de plomo puro, que están inmersos en una mezcla de agua destilada y ácido sulfúrico, que cumple la función de electrolito.

Cuando el acumulador entrega energía eléctrica, se producen una serie de reacciones químicas entre los polos y el ácido sulfúrico.

El descenso de temperatura que se produce durante el invierno incrementa las viscosidad del ácido. Y al espesarse se perturba notablemente la reacción química. Además la baja temperatura del aceite del motor hace que el proceso de arranque sea más difícil.

Al llegar el invierno se debería comprobar si la capacidad de la batería es suficiente para el arranque a temperaturas bajo cero.

 

 

Nota sabionda: A -20 °C solo esta disponible la mitad de la capacidad normal y su funcionamiento no está garantizado.

Nota sabionda: En lugares con inviernos muy duros se acostumbra a desconectar la batería durante la noche para guardarla en un cuarto caliente.

www.sabercurioso.es

¿Por qué suena un silbido al acercar un micrófono a un altavoz?

¿Un silbido? Suena un pitido agudo y estridente muy molesto.

¿Y por qué pasa eso? ¿por qué castiga nuestros oídos un inocente micrófono?

Es bastante corriente que se dé esta situación cuando maneja el micrófono alquien que no está habituado a usarlo. Más pronto o más tarde se pone demasiado cerca del altavoz y un chirrido ensordecedor nos envuelve.

Si se da cuenta pronto de lo que sucede y lo aparta del altavoz, el sonido cesa; pero si no se apercibe del motivo de tan infernal aullido y no lo retira, más de uno se lo arrancaría de las manos.

Este fenómeno de amplificación recibe el nombre de retroacoplamiento positivo, ya que se produce una especie de bucle que se refuerza a sí mismo.

Ocurre lo siguiente: las ondas sonoras de la voz llegan al micrófono y salen amplificadas por el altavoz. Pero debido a la poca distancia entre ambos dispositivos, este sonido amplificado llega hasta el micrófono que lo vuelve a captar haciendo que el altavoz lo amplifique y así seguiríamos…

Cuanto menor sea la distancia entre el micrófono y el altavoz más agudo y estridente será el silbido. Y si lo alejamos lo suficiente el ruido cesará.

En el peor de los casos se produce la resonancia catastrófica, en el que las oscilaciones son tan fuertes que llegan a destruir el altavoz. Tal como se muestra al principio de Regreso al Futuro con la ocurrencia de Marty McFly (ver imagen).

¡Qué fuerte, Doc!

www.sabercurioso.es

Tradiciones de Fin de Año

Durante el cambio de año seguimos un montón de tradiciones que repetimos año tras año y, en realidad, sin saber muy bien por qué.

Es el deber de un buen curioso saber del origen de todas estas tradiciones. ¿No es así?

A continuación veremos cuándo se iniciaron algunas de estas tradiciones.

 

Las doce uvas de la suerte

La tradición de despedir el año con las uvas de la suerte —símbolo de fecundidad de la tierra y de los doce meses del año— se originó en España y no se debe a motivos religiosos o culturales sino a intereses económicos.

Obedece a una iniciativa de los cosecheros para desembarazarse de un excedente en la producción del año 1909. En un esfuerzo desesperado de imaginación se libraron del excedente. Tan buen resultado les dio que repitieron en años posteriores dando también nacimiento a un nuevo rito.

 

Prenda interior roja en Nochevieja

Dado su carácter pagano son numerosos los ritos o supersticiones ligados a la celebración de la Nochevieja.

Dice la costumbre que la mujer debe llevar alguna prenda roja —preferentemente ropa interior— si quiere conjurar la suerte y el amor para el próximo año.

En la actualidad, son ambos sexos los que visten ropa íntima roja en busca del amor y la pasión.

¿Y por qué el color rojo y no otro?

El rojo ha sido tradicionalmente asociado a la sangre y al fuego, y también se le tiene por el color de la pasión.

También se le aplica el mismo significado en otra manera tradicional y supersticiosa de atraer el amor para el nuevo año: frotarse el cuerpo con una rosa roja.

 

El cotillón

Hablamos de pitos, serpentinas, confeti, sombreritos, matasuegras, antifaces y otros pequeños obsequios que se regalan en algunas fiestas para estimular la alegría y el jolgorio.

Cotillón es palabra de origen francés, que entra al idioma castellano en el siglo XIX sin variaciones y cuyo significado es ‘refajo, enaguas’. Es término aumentativo de cotte, ‘paño, jubón, cota’.

En Francia y en ciertas fiestas de sociedad se acostumbraba a bailar un tipo de danza con figuras a compás de vals. La vestimenta pasó a denominar también el baile y, con el tiempo, las fiestas que se finalizaban con esa danza también se denominaron cotillones.

En estas fiestas también se repartían pequeños obsequios para dar mayor alegría y animación a la danza, en una especie de fin de fiesta. Así que no es de extrañar que el término cotillón agrupara además del baile los objetos en sí.

Actualmente el cotillón ha quedado relegado a las celebraciones de Nochevieja y a los instantes previos y posteriores al cambio de año. Junto al ruido, los cantos y el baile con los que, desde antaño, se pretende alejar a los malos espíritus.

 

Comer lentejas en Nochevieja

Otro rito pagano asimilado al cambio de año es comer lentejas en Nochevieja.

Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que pasase el mal sabor de las penas y que el año que empezaba fuese dulce.

En la Europa medieval comenzaron a ofrecerse lentejas con la misma finalidad venturosa, pues se decía que propiciaban la prosperidad económica.

www.sabercurioso.es

Texto de la entrada cedido por 1de3.es.

¿Por qué cuesta abrir la puerta del frigorífico?

Sí, es verdad. En ocasiones cuesta abrir la puerta del frigorífico.

No es que no se pueda abrir, sino que opone una resistencia mayor a la acostumbrada y no obliga a tirar con más fuerza de la habitual. Para abrirse con ímpetu, con un ruido sordo y seco, con un POP.

¿Y cuándo pasa eso?

Cuando mantenemos abierta la puerta del frigorífico durante mucho tiempo, se almacena mucho aire caliente que sustituye al aire frío que estaba en su interior, simplemente porque el calor se desplaza siempre de los lugares de mayor temperatura a los de menor.

Cuando se cierra la puerta, el aire caliente encerrado se enfía y, por ello, reduce su volumen y su presión, lo que da como resultado, para explicarlo llanamente, un cierto efecto de vacío.

Esta diferencia de presión es la que debemos de vencer al tirar ccon más fuerza de la puerta. Y es al igualarse las presiones que se produce el sonido sordo que acompaña la apertura.

www.sabercurioso.es

Tradiciones navideñas

En estas épocas navideñas seguimos un montón de tradiciones que repetimos años tras año y, en realidad, sin saber muy bien por qué.

Es el deber de un buen curioso saber del origen de todas estas tradiciones. ¿No es así?

A continuación veremos cuándo se iniciaron algunas de estas tradiciones.

 

El árbol de Navidad

Para los celtas, la esencia de los elementos, de las auténticas fuerzas naturales, residía en el bosque y, más concretamente en los calveros, en los que establecían sus santuarios.

La fuerza del druída nacía de su comunicación directa con el bosque y, en especial con el roble, considerado el más fuerte y sagrado de los árboles.

Sobre la tradición del Árbol de Navidad, de origen germano, se cuenta que fue obra, en la primera mitad del siglo VIII, de San Bonifacio —el Apóstol Alemán— que derribó un roble para demostrar a los druidas que el árbol no era sagrado ni inviolable.

En su caída el árbol destrozó todos los arbusto excepto un pequeño abeto, que el santo calificó de árbol del Niño Dios al ocurrir tales hechos durante las navidades.

Fue a partir del siglo XVI que se adornaron los abetos para celebrar la Navidad.

 

El pesebre navideño

La costumbre de representar el nacimiento de Jesús llegó a España en el siglo XVIII cuando el Rey Carlos III hizo traer esta tradición desde Nápoles. Un siglo después, los belenes habían arraigado con fuerza en toda la península.

Esta representación que suele hacerse en las iglesias y en las casas durante el tiempo navideño debe sus origen a las representaciones litúrgicas del misterio navideño y a la primera escenificación que hizo San Francisco de Asís en Greccio en 1223.

Tras asistir a la celebración de la Navidad en la ciudad de Belén, quedó tan impresionado que, a su regreso a Italia, pidió un permiso al Papa Honorio III para reproducir en vivo el nacimiento de Jesús en una cueva próxima a su pueblo natal, con una imagen en piedra del niño, un buey y un asno y un reducido grupo de aldeanos.

En aquella cueva, San Francisco de Asís celebró la Misa del Gallo de la Nochebuena de aquel año y se dice que durante el oficio la figura del niño Jesús cobró vida, lo que contribuyó a difundir la costumbre.

Hacia finales del siglo XV, los actores que protagonizaban la natividad comenzaron a ser sustituidos por figuras de barro y durante el siglo XVI, los frailes franciscanos llevaron la costumbre a América, volviéndose una actividad obligada durante la navidad en las comunidades cristianas.

A partir de ese momento la iglesia católica promovió en los templos, hogares y sitios públicos, las representaciones del nacimiento del niño Jesús, a fin de que creciera el interés por las fiestas navideñas como una exaltación a Cristo, lo que se consigue gracias a la labor de los franciscanos, de los dominicos y de los jesuitas.

 

Los villancicos

Aunque existían antecedentes de composiciones cantadas por parte de los evangelizadores del siglo V y de cantos religiosos que tuvieron una difusión pareja a los nacimientos de San Francisco de Asís durante el siglo XIII, se puede considerar que el verdadero origen de los villancicos como los conocemos hoy, se remonta a los poemas cortesanos de temática amorosa que a lo largo de los siglos XV y XVI se recreaban en los salones nobles y que más tarde repetía el pueblo llano.

Durante el siglo XVII, los maestros de capilla musicalizaron miles de cancioncillas religiosas y sacralizaron otras para ser cantadas en los maitines de las festividades litúrgicas. Sus letras hablaban en lenguaje popular sobre el misterio de la encarnación y estaban inspirados en la liturgia de la Navidad. Con ellas, los campesinos que no sabían leer podían participar en los festejos navideños y honrar el Nacimiento de Cristo.

Tan grande fue el éxito de estas composiciones que muchas se imprimieron y gozaron de gran difusión, llegando a ser consideradas el sonido de la Navidad. No en vano, hasta hace pocos años —sobre la década de los sesenta—, era habitual durante las fiestas navideñas asistir a escenas callejeras donde niños y jóvenes iban en grupo con panderetas y zambombas cantando villancicos y pidiendo el aguinaldo. Aún hoy, en algunos puntos de Iberoamérica pervive esta costumbre.

 

Los regalos de Navidad

La tradición de regalar en estas fechas es presagio de suerte y buena ventura. Y tiene su origen en las strenae romanas, que provenían de un rito augural en honor a la diosa Strenia.

En las calendas de enero —primer día del mes y del año— se celebraban las strenalias, fiestas durante las cuales la gente llevaba ofrendas y regalos a la diosa y hacían sacrificios en su templo ubicado a orillas de un bosque sagrado, en las cercanías de Roma. Todo con la idea de augurar un nuevo año lleno de bendiciones, abundancia y felicidad.

Ya en los inicios, los regalos pasaron a hacerse a los parientes, amigos y conocidos para desearles ventura, a la par que era una buena ocasión para rehacer o reforzar amistades maltrechas u olvidadas. Al principio consistían en ramitas fragantes cortadas de los árboles del bosque sagrado de Strenia y después fueron pequeños regalos: tarritos de miel, frutas secas o vino.

Mucho más tarde vinieros los lotes y cestas navideñas.

Esta costumbre pagana de hacer regalos y dar estrenas (o aguinaldos) se siguió practicando aún cuando la Iglesia católica se convirtió en la religión oficial del imperio romano. Los altos estamentos eclesiásticos fracasaron en su intento por erradicarla, pero consiguieron que los regalos se intercambiaran una semana antes, coincidiendo con la celebración del nacimiento de Jesús.

 

 

Nota sabionda: Los adornos y bolas que se cuelgan actualmente del árbol fueron creadas en el siglo XVIII por los sopladores de vidrio de Bohemia.

Nota sabionda: Según el libro Guiness de los récords, la canción navideña White Christmas (Blanca Navidad) es el tema que más tiempo ha permanecido en cabeza de las listas de éxitos: 72 semanas. Y que todavía hoy, Noche de Paz, la obra creada en la navidad de 1818 por un sacerdote y compositor aficionado de Austria, sigue siendo el villancico más cantado en todo el mundo.

Nota sabionda: De las strenae se ha derivado el verbo estrenar, ‘hacer uso por primera vez de algo, representar un espectáculo público por primera vez’ y otros significados similares. Y la expresión dar la estrena, ‘ser el primero en hacer algo’, que alude a la costumbre infantil de pisar los zapatos nuevos o dar un pescozón al que se ha cortado el cabello.

www.sabercurioso.es

Texto de la entrada cedido por 1de3.es.

¿Qué ocurre si una serpiente venenosa se muerde a sí misma?

Muchas especies de serpiente usan veneno para inmovilizar o matar a sus presas. Un veneno que inyectan gracias a sus colmillos largos y huecos que actúan como agujas hipodérmicas.

El veneno está constituido por una compleja mezcla de proteínas que actúan como neurotoxinas qua atacan el sistema nervioso provocando la parálisis. Aunque también puede contener sustancias que dañen la sangre o los tejidos.

Casi todos ellos contienen sustancias predigestivas que atacan el tejido conjuntivo, disgregándolo y facilitando así la difusión del veneno.

Pero, esas sustancias ¿podrían afectar a la propia serpiente?

¿Quién no se ha mordido la lengua accidentalmente? ¿Podría ocurrirle algo parecido al ofidio y causarse a sí mismo la muerte?

Hay varios motivos para que esto no suceda.

En primer lugar, las glándulas salivares del veneno están rodeadas de músculos que se encargan de que las glándulas segreguen veneno de una forma totalmente consciente. Así, no se libera veneno si la propia serpiente no fuerza que esto ocurra, y solamente lo hace en presencia de una presa o en situación de peligro para defenderse.

En algunas serpientes, como por ejemplo en las víboras, los grandes colmillos venenosos están escondidos en un pliegue de la mucosa de manera retráctil y solamente se muestran en caso de necesidad.

Además, las serpientes poseen en su sangre unos anticuerpos específicos contra su propio veneno, un antídoto que corre por sus venas de forma natural.

 

 

Nota sabionda: Algunos animales que se alimentan de serpientes son inmunes a una cierta dosis de veneno de serpiente. Tal es el caso del erizo, la mangosta, el tejón de miel, el ave secretario y otros animales.

www.sabercurioso.es

¿Cómo abrir una bolsa de patatas chips?

Sí, cómo abrir una bolsa de patatas chips. Has leído bien.

¡Pero si eso lo sabe hacer todo el mundo! (excepto ese primo torpe que todos tenemos al que se le desparraman por el suelo al abrirla de sopetón)

Cierto, basta con pinzar con los dedos a ambos lados de la bolsa, junto al borde superior del paquete, y estirar hacia afuera con una fuerza controlada hasta que el cierre cede y se abre en su totalidad. Todos lo hemos hecho.

Pero ¿y ahora qué? ¿la mantenemos siempre en la mano? ¿la dejamos sobre la mesa sobre la que, indefectiblemente, se tumba? ¿metemos la mano hasta el fondo de la bolsa manchándonos la mano de sal o apestándola a sabor barbacoa?

Y no digamos los niños, capaces de mancharse de ganchitos hasta el codo.

Bueno, a continuación se explica cómo abrir una bolsa de patatas chips. No es la única manera, no es la única correcta, pero sí la más cómoda.

Al final más de uno se dirá: pero si es obvio, ¿cómo no se me ocurrió antes?

Paso 1. Se sacude ligreamente la bolsa de manera que las patatas se acumulen en el borde que se abrirá.

Paso 2. Se remeten hacia adentro las dos esquinas inferiores de la bolsa, presionando ligeramente hacia el centro.

Paso 3. Se abre la bolsa por el borde superior con cuidado de no desgarrar la bolsa.

Paso 4. Se siguen remetiendo los bordes inferiores hasta que el contenido asome por el borde, a la vez que se dota al conjunto de una amplia base que permite que la bolsa se mantenga de pie.

¡Y ya está!

¿Una tontería? Puede, pero seguro que es una curiosidad que sorprenderá a más de uno.

Pruébalo y quédate con el personal.

 

 

Y para el caso de dejar una bolsa a medias y sin pinzas a mano para cerrarla bien y evitar que se pongan blandas, ahí va el siguiente video.

Imagen de previsualización de YouTube

www.sabercurioso.es

¿Cómo se miden las audiencias de televisión?

Comúnmente se oye decir que tal o cual programa tuvo tantos millones de televidentes. Que tal o cual telediario es el más visto. Que tal o cual programa es el líder en su franja horaria… Incluso que tal spot televisivo es el más caro del año porque es el que más gente ve.

¿Y cómo lo saben? ¿Tienen una bola de cristal?

No, ni mucho menos. Estos datos son unas estimaciones realizadas en base a un muestreo que se lleva a cabo con unos aparatos llamados audímetros.

¿Y qué es un audímetro?

Un audímetro es un dispositivo electrónico que se inventó para medir la audiencia radiofónica y que se ha reciclado para medir la audiencia televisiva.

Este aparato lo instala una compañía de medición de audiencias (en España la medición la realiza el grupo Kantar Media) en hogares seleccionados cuidadosamente en función de las características de sus habitantes, para que sean representativos de la población española.

Es un equipo de gran precisión que automática y permanentemente, durante las 24 horas del día, registra segundo a segundo el consumo individual de televisión, ya que cada miembro de la familia debe identificarse por medio del mando a distancia de cuándo se pone a ver la televisión y cuando deja de hacerlo.

Una vez procesados estos datos, el audímetro los manda vía modem o inalámbrica a un gran ordenador central que los procesa y que obtiene las cifras de audiencia estimadas para el conjunto de la población de un país.

¿Y a quien le interesa la audiencia?

Pues a los anunciantes, ya que las cadenas de televisión fijan el precio de sus anuncios en función del programa o la franja en el que se emitan. Y también a las propias cadenas, que en base a esos datos ponen y quitan programas y valoran su posición respecto a las cadenas competidoras.

Gracias a estos aparatos se ha popularizado el uso de términos como:

rating: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de la población.

share: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de personas que estaban viendo la televisión en el horario de ese programa. También se conoce como cuota de pantalla.

 

 

Nota sabionda: Entre otras características, los audímetros identifican hasta 9 miembros del hogar y 7 invitados, controlan hasta 9 receptores de TV por hogar y identifican hasta 250 canales distintos sintonizados en el receptor.

Nota sabionda: No hay una compensación económica para quienes acceden a meter uno de estos aparatos en su vida. Solo se acumulan puntos que pueden canjearse por regalos.

Nota sabionda: En España hay más de 4.600 hogares que tienen instalados audímetros.

www.sabercurioso.es

Entrada elaborada a partir de la información ofrecida aquí, aquí, aquí y en otros sitios más.

¿Por qué se pega al cuerpo la cortina de la ducha?

¡Gran invento el de la mampara! La cortina también está bien, pero tiene esa molesta manía de pegarse al cuerpo.

Tan pronto como empieza a salir agua caliente de la ducha, las cortinas que hasta ese momento colgaban planas e inmóviles, se comban hacia dentro y se pegan al cuerpo.

Y a poco que te muevas se enganchan en los brazos, el costado… ¡para quieta ya!

Pero… ¿por qué? ¿por qué hace esto?

La razón de que esto ocurra es la diferencia de presión a ambos lados de la cortina. El agua caliente, aparte de humedecer el aire del interior, lo calienta, volviéndolo más ligero.

Así, asciende, y su posición pasa a ser ocupada por el aire más frío del otro lado de la cortina. Este aire, al desplazarse, ejerce presión sobre la cortina de plástico, que se mueve hacia el chorro de agua caliente.

Cuanto más caliente sea el agua, mejor se observará el fenómeno. Pero también se observa con menor intensidad con agua fría, pues basta con la humedad para que el aire sea más ligero.

www.sabercurioso.es